Foto: Archivo
La Catedral más famosa de Francia sufrió este lunes un terrible incendio; este edificio se ha convertido en un icono de las artes y la cultura popular en 8 siglos de existencia

Cerca de 800 años de historia fueron devorados por las llamas. Este lunes la Catedral de Notre Dame de Paris sufrió un fuerte incendio cerca de las 19:00 horas del lunes 15 de abril, uno que consumió todo el tejado y provocó el derrumbamiento de la aguja central antes de que el equipo de bomberos pudiera controlar y apagar el siniestro.

Su construcción comenzó en 1160 sobre lo que antes fue la basílica románica de Saint Etiénne —construida a su vez, según algunos documentos, sobre un antiguo templo pagano a Jupiter— bajo el reinado de Luis VII y con la bendición del papa Alexander III, en la isla de Île de la Cité, en medio del río Sena.

Arquitectónicamente tomó elementos usados en la Basílica de San Denis, en los inicios del estilo gótico, en especial los arcos ojivales y la bóveda de crucería, que les permitió hacer un edificio mucho más alto, con muros más delgados y con el peso descansando enteramente sobre este “esqueleto” en vez de sobre las paredes, lo que a su vez dio paso a ventanas más grandes y la introducción de vitrales.

Sin embargo, el famoso rosetón del transepto norte no fue incluido en la obra sino hasta 1240, cuando el edificio estaba casi terminado, junto con la creación de los arbotantes —los arcos que sobresalen de la pared y en diagonal son llevados hacia los contrafuertes, rematados por un pináculo que suma a la estética “de aguja” de gótico—, los cuales se encargan de recibir el empuje hacia los lados que provoca la bóveda y lo transmite hacia los cimientos. Estos fueron reemplazados en el siglo 14 por otros arbotantes más grandes y fuertes.

Un mito común sobre ella es que los arquitectos quisieron hacer un monumento tan grande y les tomó tanto tiempo que dejaron incompletos los campanarios y no construyeron las habituales agujas que los coronan en el estilo gótico, pero esto es falso, pues nunca fueron parte del plan. Tal tradición corresponde a momentos del gótico tardío.

Papel. El mexicano Anthony Quinn y Gina Lollobrigida en la versión de 1956. Foto: Archivo

La aguja central

A mediados del siglo 19 esta parte de la catedral fue reemplazada por una nueva, construida en madera y cubierta de plomo. El trabajo quedó a cargo de Jean-Baptiste-Antoine Lassus y Eugène Viollet-le-Duc, quienes ganaron la comisión ordenada por el rey Luis Felipe.

En el proceso estuvieron involucrados escultores, artistas del vidrio y artesanos. Procuraron rehacer de manera fiel los detalles destruidos por los revolucionarios utilizando dibujos y trabajando bajo intuición de lo que pudo ser en aquellos puntos donde no contaron con referencias.

La aguja fue también rodeada por doce estatuas de bronce de los apóstoles. En la punta se resguardaban las reliquias de St Denis, St Genevieve y un pedazo de la corona de espinas pero fueron removidas en 1935 para protegerlas de cualquier daño eventual.

Esta se encontraba en remodelación desde 2018, trabajo que fue la probable causa del incendio, y al deteriorarse la estructura por las llamas cayó alrededor de una hora del inicio del desastre.

Daños por el tiempo

París es una de las ciudades más antiguas del mundo occidental y por lo mismo ha sido testigo y protagonistas de importantes eventos de la historia universal.

Durante la Revolución Francesa muchas de las esculturas de santos que en ella se resguardaba y sobre cuya fachada se mostraban fueron decapitadas por ciudadanos que creyeron se trataba de reyes.

También, durante la liberación de París en 1944 impactos de bala la dañaron en muchos puntos. Algunos de los vitrales medievales fueron destruidos en este proceso y tuvieron que ser reemplazados por nuevos, con diseños modernos.

En 1963, bajo instrucción del ministro de cultura André Malraux, en el marco de su 800 aniversario, mandó limpiar la fachada con lo que recuperó su original color blanquecino de la típica cantera parisina.

Nunca, hasta este momento, había sufrido un incendio de tal magnitud.

Guardiana del arte

En su misión de ser un centro para la divulgación de la cristiandad todo el exterior de la catedral fue decorado con motivos y esculturas para evangelizar a los pobres, analfabetas todos durante la Edad Media.

Esta práctica conocida como liber pauperum (libro de los pobres en latín) ilustra a través del arte las más significativas escenas de los evangelios.

NOTRE DAME EN EL CINE

La Catedral ha marcado una época en el cine, pues hay un sinfín de películas tanto antiguas como modernas cuya acción, en su totalidad o en parte, tiene lugar en Notre Dame.

Aunque sin duda alguna, una de las cintas más recordadas sobre el edificio es “El Jorobado de Notre Dame”, el aclamado largometraje de Disney basado en la novela de Víctor Hugo “Notre-Dame de París”.

Asimismo, la obra inspiró antes la película muda, “El Jorobado de Notre Dame”, que en 1923 protagonizó Lon Chaney como Quasimodo y que tuvo en Patsy Ruth Miller a su Esmeralda.

Foto: Archivo

Otra de ellas es “Van Helsing”, el filme sobre el mítico caza vampiros que protagonizó Hugh Jackman en 2004. También “Antes del atardecer”, aquel drama-comedia que en ese mismo año llevó al cine Richard Linklater con Ethan Hawke y Julie Delpy como personajes principales.

También destaca “La invención de Hugo”, el filme de Martin Scorsese ganador de cinco Oscar en 2012.

En 1939, Charles Laughton hizo de Quasimodo y Maureen O'Hara de Esmeralda en “Esmeralda, la zíngara”, nominada dos veces al Oscar. En 1983, una nueva versión de la obra contó con Anthony Hopkins como el jorobado y Salma Hayek como Esmeralda.

Hay más filmes, sin embargo, los que han tenido a la magnánima catedral como protagonista son: “Los tres mosqueteros” (2011), como no podía ser de otro modo, es otra de ellas, como lo es “El desafío”, obra de Robert Zemeckis en 2015.

El edificio también sale en una escena de “Armageddon”, el largometraje que llevó a cabo Michael Bay en 1998 protagonizado por Bruce Willis, Liv Tyler y Ben Affleck.

También aparece el edificio en otras cintas inspiradas en París, como “Midnight in Paris”, de Woody Allen, así como en la comedia “Historias de una indecisa”.

Asimismo, cuenta con una aparición en “Un viaje de diez metros”, aquella comedia que dirigió Lasse Hallstrom en 2014 y por la que Helen Mirren fue nominada al Globo de Oro.

Disney popularizó al personaje; Luis Miguel cantó el tema musical. Foto: Internet

La verdadera historia de la casa de Quasimodo
ITZEL ROLDÁN

Todos conocemos la leyenda del “Jorobado de Notre Dame”, aquel joven solitario que habitaba en la famosa Catedral que se encuentra en el corazón de París y que se ha convertido en todo un ícono de la Ciudad de las Luces. El personaje pasó de ser una leyenda a un personaje emotivo de Disney, y si eres fanático del libro de “Nuestra Señora de París”, de Víctor Hugo, esta es una historia que tienes que saber.

Por muchos años se creyó que Quasimodo, el trágico héroe conocido mundialmente como el “Jorobado de Notre Dame”, fue una creación de Víctor Hugo. Más de un siglo después, un documento que forma parte del archivo de la galería de arte Tate reveló la verdadera identidad del protagonista de esta historia.

Acorde a este documento, aparecieron evidencias de que la novela se basó en un escultor que trabajaba para el gobierno francés y laboraba en la Catedral cuando la novela fue escrita en el siglo XVIII. Este escrito forma parte de una autobiografía del escultor británico del siglo XIX Henry Sibson, encontrado en una casa de Penzance (Cornualles) y donada a Tate en 1999.

Los especialistas creen que pudo tratarse de la misma persona en quien Hugo se inspiró para crear al personaje detrás de la novela. Sibson fue contratado para trabajar en la reparación de la Catedral de Notre Dame de París. Y en sus apuntes aparecen claras referencias a un solitario escultor jorobado que también había sido contratado por el gobierno y no le gustaba mezclarse con sus compañeros. Sin embargo, para desfortuna de los fanáticos de la historia, no parece haber referencias, hasta el momento, del amor que le tenía a la joven gitana Esmeralda.

CONQUISTA A DISNEY
Como todas las grandes historias, Quasimodo llegó a Disney en 1996. La película animada fue adaptada del mismo libro de Víctor Hugo y producida por Walt Disney Pictures, dirigida por Gary Trousdale y Kirk Wise. La cinta fue uno de los grandes éxitos de la casa productora, las voces protagonistas en inglés fueron Demi Moore y Tom Hulce y la cinta contaba con el tema musical “Sueña” de Luis Miguel.

La película que se realizó con un presupuesto aproximado de 100 millones de dólares, logró recaudar más de 300 en taquilla. En el año 2003, Disney estrenó una secuela titulada “El Jorobado de Notre Dame 2: El secreto de la campana”. Hace unos días Disney + anunció que se encuentra en proceso de producción de una versión en live action, con actores reales y que se estrenaría en su nueva plataforma de streaming en 2022 con Idris Elba.