Archivo
La propuesta provocará que las compañías de outsourcing pierdan el flujo de capital indispensable para operar

La propuesta fiscal de retener 100% del IVA en la subcontratación para el próximo año limitará la capacidad de financiamiento que dan a sus clientes las empresas dedicadas a la tercerización, además de graves perjuicios económicos y sociales, coincidieron especialistas.

La medida, que aparenta ser beneficiosa, trae consigo graves perjuicios económicos y sociales, como poner en riesgo a las pequeñas y medianas empresas y el aumento de la informalidad laboral, advirtió Elias Micha, director general de TallentiaMX, institución de reciente creación que agrupa a firmas  dedicadas a la subcontratación.

La propuesta provocará que las compañías de outsourcing pierdan el flujo de capital indispensable para operar. Para contrarrestar los efectos de falta de liquidez, las firmas  se verán obligadas a incrementar en 7% sus honorarios y a suspender los créditos que ofrecen.

 

El aumento del precio de los servicios de subcontratación y la reducción del crédito afectarán a las Pymes, que, de acuerdo con TallentiaMX, constituyen 97% de los clientes de outsourcing. 

Para sobreponerse a las modificaciones que propone la miscelánea fiscal 2020, las empresas quedarán orilladas a adoptar medidas que precarizan el trabajo, como los pagos informales, bajos salarios y la anulación de la seguridad social y de derechos laborales, dijo Elias Micha. 

La semana pasada, Javier Lozano Alarcón, exsecretario del Trabajo y actual vocero del Centro de Estudios de Empleo Formal, criticó en una mesa de análisis que "con esta y otras medidas, las autoridades fiscales le cargan la mano al contribuyente cautivo, castigando modalidades de empleo como la subcontratación de personal". 

En la misma mesa, Héctor Márquez, director de Relaciones Institucionales de ManpowerGroup, reconoció que con estas medidas se busca controlar a las empresas que están evadiendo al fisco.