Daños. El estrés al que son sometidos los reporteros que cubren los casos de contagio, los afecta anímicamente. ARCHIVO
Estudio de la Escuela de Psicología da cuenta del rango de edad, jóvenes son los que más sufren trastornos emocionales

La investigación realizada por la Escuela de Psicología de la Universidad Autónoma de Coahuila (UAdeC) basada en 150 entrevistas con periodistas que cubren el tema de la pandemia COVID-19, reveló que jóvenes de entre 25 a 35 años sufrieron ataques de ansiedad graves.

La maestra Berenice de la Peña es la responsable del Departamento de Psicología y Derechos Humanos de la Escuela de Psicología y desde que inició la pandemia descubrió que la cantidad de información que manejan los periodistas durante este suceso histórico podría estar afectando su salud emocional, por lo que inició con la investigación.

Dicho análisis consiste en encuestar al gremio periodístico y descubrir cuáles son los niveles de ansiedad experimentados debido a la cobertura del tema.

En lo que va de la pandemia entrevistó a 150 periodistas, de los cuales la mayoría manifestó haber tenido algún nivel de ansiedad, además de presentar trastornos del sueño, pesadillas, desánimo y señales de depresión a nivel discursivo, esto quiere decir, a través de entrevistas telefónicas.

INTERNET

Sin embargo, los únicos datos cuantitativos que recibió son en torno a la ansiedad, en donde el dato que más llamó la atención de la experta fue el que expone que fueron ocho periodistas jóvenes los que presentaron niveles de ansiedad graves.

“Lo que hicimos fue utilizar un medidor de ansiedad que registra cuatro niveles: nada, leve, moderado y severo. Ya presenta un nivel de ansiedad leve, está mal. Pero ya hablar de que se empieza a manifestar en ciertos grados clínicos, pues no deberían de existir. Ya se empieza a notar un cambio muy drástico en nuestra vida”, señaló. 

PROFUNDIZAR EN EL TEMA

“Hicimos algunas preguntas extra para tener una radiografía general. Lo que hemos encontrado en los 150 instrumentos aplicados, es que la mayoría indica ansiedad moderada.

“Están a punto de caer en una crisis personal. Es un estado grave de ansiedad y dentro de todos los instrumentos tuvimos ocho casos que salieron con estados de ansiedad severos y seis de estos casos tiene entre 26 y 30 años”, comentó la académica.

Dijo que se está hablando de que los más jóvenes, que en teoría pudieran tener mayor capacidades para adaptarse por el uso de la tecnología, por la energía y la condición física, están presentando ansiedad con mayor fuerza, señaló la especialista.

SE DERIVAN MÁS TRASTORNOS

Entre los otros síntomas que se presentaron dentro del gremio durante la cobertura del COVID-19, son los trastornos de sueño y alimenticios, falta de concentración, disminución de rendimiento, hartazgo y por la extensión de horarios, la mayoría presentó un nivel de alerta muy alto por la obligación de estar atentos las 24 horas del día.

Dijo que la mayoría de los reporteros, a la hora de cubrir los eventos políticos durante la pandemia, y como carecen de los cuidados sanitarios correspondientes, se ven afectados anímicamente.

Berenice mencionó que buscará que la investigación  tenga una repercusión en las políticas públicas, por lo que intentará acercarse a las autoridades y a los periódicos para presentar los resultados de la investigación.

“El periodismo no es cualquier trabajo. Sí manifiesta ciertos puntos de riesgo. Sobre todo en lo emocional. Sobre todo, en una población que no estamos educados en las emociones.

“Al inicio de esta investigación se propone una política pública en donde se puede realizar esto. Hay que hablarlo con la Universidad para ver cómo se puede potencializar. Creo que es nuestro deber lanzar algunas recomendaciones”, concluyó la especialista.