Desfile. Los aspirantes a ocupar el cargo de Medina Mora en la SCJN deberán comparecer ante el Senado. Archivo
Confían panistas, perredistas y priistas en garantizar una Corte autónoma que no sucumba ante el Ejecutivo federal

CDMX.- La renuncia de Eduardo Medina a su cargo de ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) polarizó a los senadores en Cámara alta.

Para Miguel Ángel Mancera (PRD) y Miguel Ángel Osorio Chong (PRI), el Bloque de Contención, del que forman parte sus grupos junto con el PAN y MC, tiene los votos para conservar los equilibrios en la Suprema Corte de Justicia.

Contrario a ellos, el senador Damián Zepeda Vidales (PAN), consideró como “terrible noticia” la salida de Medina Mora, dado que así el poder Ejecutivo federal subiría de tres a cuatro el número de votos incondicionales suyos en el pleno de la Corte, suficientes para bloquear cualquier recurso de contrapeso entre los poderes federales.

PROCESO DE REEMPLAZO

El líder de la mayoría morenista, Ricardo Monreal, afirmó anoche que el asunto está ya en la esfera del Senado y que habrá de designar nuevo ministro en un mes. También, la mesa directiva recibió la notificación, enviada por la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, en la que informa que el Presidente aceptó la renuncia del ministro.

Luego de que se confirmara que el presidente Andrés López Obrador aceptó la renuncia de Medina Mora, la presidenta del Senado de la República, Mónica Fernández Balboa (Morena), informó que se abrirán los procedimientos constitucionales para ratificar la dimisión e iniciar el proceso de selección del nuevo ministro que ocupará la vacante abierta en el Máximo Tribunal.

“Nosotros estaremos atentos a las notificaciones formales, y si este Senado tomara la decisión de ratificar, de aceptar esta renuncia en los términos constitucionales, también tendríamos la obligación de nombrar a otro ministro de la Corte”, dijo Fernández Balboa sobre el proceso.

EL DATO>  Los y las aspirantes propuestos comparecerán ante el Senado y la designación se hará por el voto de dos terceras partes, en un plazo de 30 días, sin lugar a prórroga.