Este año la SCT tenía destinados 97.4 mdp para ampliar de 2 a 4 carriles un tramo más de 1.9 kilómetros, pero la licitación la declaró desierta. ESPECIAL
Mejoras a las carreteras de Saltillo a Zacatecas y Monterrey; así como la rectificación del tramo Los Chorros en la vía 57

Tres de los proyectos carreteros más importantes para Coahuila, y sobre todo para la competitividad, seguridad y desarrollo económico de la Región Sureste, han sufrido la falta de impulso de la Federación en los últimos años.

Aunque han sido reconocidos como prioritarios, e incluso han existido recursos etiquetados para ellos, las obras que requieren la carretera Saltillo-Zacatecas, en su tramo a Derramadero; la libre Saltillo-Monterrey, y la 57, a la altura de la curva de Los Chorros, siguen esperando la inyección de recursos por parte del Gobierno Federal.

SALTILLO-ZACATECAS

De 10.5 kilómetros que se requieren para hacer una vía segura de 2 a 4 carriles del Rastro Municipal de Saltillo al entronque a Derramadero, para que circulen 19 mil empleados diariamente, sólo se ha avanzado la ampliación 3.1 kilómetros.

Este año la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) tenía destinados 97.4 millones de pesos para ampliar de 2 a 4 carriles un tramo más de 1.9 kilómetros, pero la licitación la declaró desierta, y se dio a conocer que se requieren de al menos 350 millones de pesos para completar la ampliación.

La ampliación de la carretera fue inaugurada hace ocho años por el ex presidente Felipe Calderón en noviembre de 2012, pero los cuatro carriles sólo contemplaron el lado de Zacatecas, y en el caso de Coahuila sólo se realizó un acotamiento; desde entonces los presupuestos llegan y no se aplican.

LOS CHORROS Y SUS TRAGEDIAS

Durante el sexenio federal y estatal anterior el tramo Los Chorros fue un punto casi diario de accidentes, algunos fatales: el peor de estos fue una familia de Arteaga que fue alcanzada en una camioneta por un tráiler a alta velocidad en la pendiente.

Para rectificar un declive con curvas del tramo Los Chorros, de acuerdo con estudios de Caminos y Puentes Federales (Capufe) se requerían (datos del 2017) más de mil millones de pesos.

Se tendrían que hacer adecuaciones al trazo, túneles nuevos y pagar afectaciones a propietarios colindantes en un tramo de 11 kilómetros que tiene una pendiente de más de 700 metros.

En este mismo lugar, en donde ocurren el 86 por ciento de los accidentes de la vía 57 en Coahuila y por donde transitaban hasta 2017 más de 12 mil camiones de carga diariamente, ocurrió este año un deslave ocasionado por lluvias del huracán “Hanna”, la situación es ahora de doble riesgo, por un lado la pendiente pronunciada con curvas a la salida del túnel, y en caso de lluvia, deslaves en el mismo punto. Todo continúa igual, sin avances.

SALTILLO-MONTERREY

También durante el sexenio federal anterior se propuso un tercer carril a la vía libre Saltillo Monterrey para disminuir el riesgo de accidentes y evitar en la medida de lo posible el cierre de la carretera por la densa niebla y accidentes durante el invierno, esto debido a que la vía de cuota también colapsa de manera constante por accidentes y por deslaves, así como niebla que obliga al cierre total.

Las carambolas más espectaculares y con mayor número de vehículos protagonistas se han presentado en estas dos carreteras, libre y de cuota, en el tramo Saltillo-Monterrey, durante los meses de noviembre a marzo.

Todavía en el 2019 el director del Centro SCT en Coahuila Fidencio Valdez, declaró que sí es factible un tercer carril en la carretera libre Saltillo-Monterrey.

Por esta carretera, dependiendo del tramo porque ahí entroncan varios libramientos y otras vías del país, circulan entre 60 y 100 mil unidades diariamente, entre vehículos y transporte de carga.

Sin embargo, durante el sexenio federal anterior en lugar de hacerse la ampliación de la carretera se concesionó el tramo de la carretera de Saltillo a Laredo a una empresa que se encarga de la reparación, mantenimiento y modernización, sin embargo esto no contempla la ampliación.

También debido a la problemática de la niebla que obliga al cierre total, Raúl Garza de la Peña propuso un proyecto de una tercera vía a Monterrey por el ejido San José de los Nuncios en Ramos Arizpe hasta llegar a la Huasteca Potosina.

La propuesta se basa a que en San José de los Nuncios hay un microclima debido a que es un valle en donde la niebla se acumula poco y sería construir una carretera de aproximadamente 45 kilómetros, principalmente para vehículos ligeros que puedan transitar libremente sin contratiempos cuando exista un mal clima y peligro en las vías libre y de cuota existentes; sin embargo su proyecto presentado a SCT tampoco ha rendido frutos.

Édgar González

Periodista con 25 años de trayectoria en las secciones de deportiva, comunidad y política. Especialista en temas electorales, de rendición de cuentas, corrupción, transparencia y política. Abogado con Maestría en Mediación.