Marco Antonio Ortiz Salas, dirigente de la Coalición de Organizaciones Democráticas, Urbanas y Campesinas
Entre los efectos más negativos de dicha política está la pérdida de rentabilidad de miles de pequeños y medianos productores

El Frente Auténtico del Campo (FAC) movilizará a 50 mil campesinos el próximo 31 de enero, en demanda de que se renegocie el capítulo agropecuario del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, (TLCAN), cuyo balance ha sido negativo ya que, en 23 años, solamente ha beneficiado a un reducido grupo de empresas exportadoras y a una minoría de no más del 10 por ciento de agricultores del país.

Marco Antonio Ortiz Salas, dirigente de la Coalición de Organizaciones Democráticas, Urbanas y Campesinas, CODUC, una de las cuatro organizaciones del FAC dijo que, desde su entrada en vigor, en enero de 1994, el TLCAN ha provocado un desmantelamiento del sistema productivo agrícola de México mediante políticas que dejan a millones de campesinos pobres sin el respaldo de las autoridades y acentúan la dependencia alimentaria del extranjero.

Entre los efectos más negativos de dicha política está la pérdida de rentabilidad de miles de pequeños y medianos productores, así como el aumento de la migración y la pobreza rural. De ahí que, en la marcha a la que convocan para el próximo 31 de enero, uno de los reclamos centrales será la reorientación de las políticas públicas hacia el campo.

“Necesitamos que el Gobierno Federal revalore a su sector agropecuario e incentive la producción y productividad de los pequeños y medianos productores para recuperar nuestra soberanía alimentaria” dijo.

Destacó el líder campesino que, según datos de la FAO, durante los 23 años de vigencia del TLCAN, la importación de comida supera los 86 mil millones de dólares y México se mantiene como importador neto de alimentos. Actualmente, se compran más del 45% de los alimentos y México importa 80 por ciento del consumo nacional de arroz, 30 por ciento del maíz y 42 por ciento de trigo.

El campo mexicano ha sido el más afectado por el Acuerdo con Estados Unidos y Canadá, ya que mientras estos países apoyan a sus productores con importantes subsidios, en México se desmanteló el aparato institucional y se abandonó a los campesinos a su suerte, señaló Marco Antonio Ortiz.

 El dirigente de CODUC ve, con la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos, la oportunidad de que México renegocie el capítulo agropecuario del TLCAN para hacer frente al aumento en los precios internacionales de los alimentos y modificar las políticas públicas hacia el sector rural.

 Con ese reclamo, 50 mil campesinos de todo el país, integrantes de las cuatro organizaciones que integran el FAC: la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas, UNTA; la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos, CIOAC; el Movimiento Social por la Tierra, MST y la Coalición de Organizaciones Democráticas, Urbanas y Campesinas, CODUC, marcharán hacia la ciudad de México el próximo 31 de enero.