Foto: Especial
Así lo dieron a conocer las familiares que se encuentran a la entrada de la mina, quienes ruegan a Dios por que sea verdad esta situación

En la comunidad de Rancherías del municipio de Melchor Múzquiz, crece la esperanza de encontrar con vida a los tres mineros que están aún atrapados al interior del yacimiento, rescatistas voluntarios y que habitan en la zona aseguraron haber escuchado gritos, chiflidos y golpes que vienen del interior de la mina.

Así lo dieron a conocer las familiares que se encuentran a la entrada de la mina, quienes ruegan a Dios por que sea verdad esta situación y José Leopoldo, Ernesto Damián y Juan Carlos puedan estar a salvo.

Son tres días los que ya han pasado desde que ocurrió la tragedia, el viernes cerca del medio día, un vado lleno de agua de lluvia se desbordó y toda el agua logró ingresar a la mina de una forma impresionante, nada lo pudo evitar.

Algunos mineros lograron ponerse a salvo, pero fueron siete los que quedaron al interior, el primero en ser rescatado sin vida fue Mauricio Cortés, del Ejido La Cuchilla, luego Pedro Ramírez de Ejido Rancherías, Humberto Rodríguez Ríos del Ejido La Mota y Gonzalo Cruz Marín de Rancherías.

Foto: Especial

Después del rescate de sus cadáveres, se complicaron las labores de rescate, toda vez que el agua ocasionó desastres en los techos y paredes de las minas y los rescatistas para poder avanzar en la búsqueda y extracción del agua, primero trabajan en la reconstrucción de estas.

Aunque la luz de la esperanza parecía apagarse, este domingo en la noche los mineros que voluntariamente se unieron a las labores de rescate afirman haber escuchado chiflidos y unos gritos desde adentro del yacimiento.

Esto les ha motivado aun más a trabajar arduamente para poder encontrar rápido a sus tres compañeros de entre los 20 a 27 años de edad, la mañana de este lunes, aun se escuchan golpes provenientes de la mina, se esperan buenos resultados.

"Estamos con la esperanza de encontrarlos con vida, los mineros de aquí de Rancherías escucharon eso porque son los que andan abajo trabajando, los rescatistas de otras partes solo están arriba en la entrada sin apoyar, pero tenemos fe señorita de que ellos estén bien, nadie de las autoridades nos dice nada, pero entre nosotros tenemos la esperanza" dijo la señora Meli Rodríguez, habitante de Rancherías que se ha mantenido al exterior de la mina desde el momento de la inundación.