Foto: Especial
López Obrador acusó que este fenómeno se dejó crecer en los gobiernos anteriores porque no les importaba cuidar el presupuesto público, pues lo utilizaban para beneficios particulares y no para el de la población

BAJA CALIFORNIA.- El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que el gobierno federal ya está recuperando las casetas de cobro tomadas por la delincuencia en diferentes estados del país.

Al encabezar la liberación de la caseta de Playas de Tijuana para los residentes, el mandatario informó que las plazas de cobro de Nayarit ya están liberadas y este fin de semana se implementó un operativo para liberar las de Sonora.

En tanto, reconoció que está pendiente desalojar de manifestantes las casetas de Sonora.

"Estamos también recuperando casetas de cobro que estaban en manos de la delincuencia o de personas que estaban acostumbradas a vivir de las tomas de las casetas en todo el país, tenía tomadas todas las casetas, cobraban, incluso hasta amenazaban a los automovilistas, esto pasaba en Nayarit, en Sinaloa, pasa todavía en Sonora, pero todo esto se está limpiando, se está enfrentando", dijo.

López Obrador acusó que este fenómeno se dejó crecer en los gobiernos anteriores porque no les importaba cuidar el presupuesto público, pues lo utilizaban para beneficios particulares y no para el de la población.

Por ello, aprovechó para fijar nuevamente su postura frente a la oposición al señalar que el dinero público se utilizaba para tener contentos a los traficantes de influencia y a la llamada clase política "se maiceban a todos con el dinero del presupuesto".

Insistió en que los servidores públicos son únicamente administradores del presupuesto y por eso deben actuar con honestidad y responsabilidad.

"Nada más que al pueblo no le tocaba nada de ese reparto, se repartía el presupuesto como botín pero el pueblo no estaba convidado, no le llegaba ningún beneficio.

"Por qué hacían eso, porque la función del gobierno no era beneficiar al pueblo, sino facilitar el saqueo de unos cuantos que eran los hijos predilectos del régimen, entonces el presupuesto era para tener contentos a todos los del gobierno y que se hicieran de la vista gorda para que a sus anchas unos cuantos se beneficiaran de los bienes del pueblo y la nación", puntualizó.

En el evento donde se anunció el acuerdo con residentes para no cobrar el peaje de la caseta Playas de Tijuana, se informó que mientras estuvo tomada la plaza de cobro se perdieron 80 millones de pesos.