Más de una decena de celebridades ha muerto horas después de que el centrocampista del Arsenal anotara un gol
Foto: Vanguardia/EFE

La Maldición de Ramsey cobró otra víctima, esta vez la del afamado cantante británico David Bowie. El futbolista del Arsenal se ha hecho una mala fama de sepulturero debido a que es común que cuando anota un gol, un famoso muere en las siguientes horas.

El británico Aaron Ramsey logró la segunda anotación de su equipo durante un encuentro de la tercera ronda de la FA Cup, realizado el sábado pasado y en el que vencieron al Sunderland por tres goles a uno. La noche de este domingo, el mítico Camaleón Humano perdió la vida en su hogar de Nueva York, luego de una lucha de más de 18 meses contra el cáncer.

La “Maldición de Ramsey” comenzó mayo del año 2011, cuando anotó un gol contra el Manchester United y al día siguiente murió el terrorista y líder de Al Qaeda, Osama Bin Laden. 

En octubre de ese mismo año, tres días después de una anotación del mediocampista, el fundador de Apple, Steve Jobs, perdió la vida luego de una larga batalla contra el cáncer. Pero el asunto no quedó ahí y unas pocas semanas después, el 20 de octubre, el expresidente de Libia Muamar el Gadafi murió asesinado; Ramsey había anotado un gol un día antes contra el Marsella en la Champions League.

El 11 de febrero de 2012, el mismo día en que el jugador anotó también contra el Sunderland, la cantante estadounidense Whitney Houston murió en Beverly Hills.

El actor Paul Walker, famoso por la saga Rápido y Furioso, murió en noviembre de 2013, poco después de que Ramsey anotara contra el Cardiff. El también actor Robin Williams fue la siguiente “víctima” de la maldición, y perdió la vida un día después de una nueva anotación de Ramsey.

Se dice que, en total, más de una decena de famosos han muerto después de goles del jugador, incluyendo a Richard Attenborough (el científico en Jurassic Park) Ahora, David Bowie se ha convertido en la última de estas desagradables coincidencias. ¿Cuántos más, Ramsey? ¿Cuántos más?