Foto: Especial
Lamentó que haya acaparamiento y que incluso países están obligando a sus laboratorios, a sus farmacéuticas, para que no exporten la vacuna, que sólo sea para ellos

El presidente Andrés Manuel López Obrador advirtió continuidad en la falta de equidad en la distribución, además de acaparamiento de vacunas anticovid en el mundo.

“Y parece que actuamos como profetas porque ¿qué está sucediendo?, de los cerca de 200 países del mundo, sólo tienen hoy acceso a la vacuna, 80. Es decir, 120 países no tienen ni una sola dosis, y de esos 80 que cuentan con vacuna, 10 acaparan el 80 por ciento de todas las vacunas”, dijo.

A nivel doméstico reiteró que el biológico será aplicado de manera universal y gratuita, aunque aclaró que no es regalada porque se compra con presupuesto público, construido con los impuestos que pagan los mexicanos, y también con lo obtenido en el combate a la corrupción.

También, como lo hizo desde la mañana en la conferencia de prensa, dijo que es inmoral saltarse la fila para recibir el biológico.

Desde Hermosillo, Sonora, a donde acudió a supervisar las obras de remodelación del hospital general de la ciudad, el Presidente relató que su gobierno empezó desde hace ocho meses empezamos a hacer acuerdos con las farmacéuticas del mundo para contar con la vacuna.

Foto: Especial

Igualmente dijo ante el G20, frente a jefes de Estado, primeros ministros y presidentes que tenía que garantizarse la igualdad en el acceso a las medicinas y a las vacunas; ese mismo planteamiento lo llevó a la Organización de las Naciones Unidas, resolución aprobada casi por unanimidad para evitar el acaparamiento del biológico.

Por ello lamentó que haya acaparamiento y que incluso países están obligando a sus laboratorios, a sus farmacéuticas, para que no exporten la vacuna, que sólo sea para ellos.

“Se olvidan que debemos de ser fraternos, solidarios, se olvidan de que por encima de todo tiene que haber fraternidad universal”.

Nosotros, añadió, estamos consiguiendo la vacuna, yo estoy seguro que ya no vamos a dejar de vacunar “es decir, no nos va a faltar la vacuna”, a la cual se refirió como un elemento que da esperanza y es “la lucecita que se ve al final del tunel”.

En cuanto a medicinas, el mandatario subrayó que “había tanta, tanta corrupción” en el abasto que ha costado mucho trabajo enfrentar a la mafia de cuando mucho 10 empresas que dominaba todo lo relacionado con este marcado en el cual el gobierno eroga más de 100 mil millones de pesos, expresó.

Acusó incluso que los grandes laboratorios eran los que imponían a funcionarios en la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris)

Por ello ahora se compran los medicamentos en el extranjero para tener mejores precios; se modificaron las leyes porque esto no se podía a fin de proteger a esa mafia.

“Al interior del mismo gobierno hay dependencias que son las que autorizan qué farmacéutica puede vender en México y los laboratorios y estas empresas que acaparaban todo lo que tenía que ver con los medicamentos tenían a sus representantes en esta dependencia para la regulación de medicamentos, la Cofepris. Los grandes laboratorios, los intereses creados, eran los que imponían a los funcionarios, a los que autorizaban qué medicamento permitir, entonces estamos limpiando esta dependencia”.

Por otra parte, subrayó que durante su administración han terminado de construir y equipar 82 hospitales, dejados sin concluir en administraciones pasadas.

Es por ello que “no hemos iniciado ninguna obra nueva” pero aun así no van a terminar algunos inmuebles porque sería tirar el dinero, toda vez que se fincaron en barrancas y zonas de riesgo.

Previamente la gobernadora de Sonora, Claudia Pavlovich, agradeció el apoyo del mandatario, le solicitó apoyo para el equipamiento del hospital (790 millones de pesos) y le dijo que hasta el último momento de su mandato “voy a trabajar de la mano de usted”.