Foto: Tomada de Internet
Algunos no creen en las explicaciones alrededor de la tragedia del 11 de septiembre de 2001, por ello formulan teorías de la conspiración

18 años después de los brutales atentados perpetrados en territorio estadounidense el 9 de septiembre de 2001, las más extrañas e improbables teorías siguen rondando el imaginario de la gente. A continuación una lista de las cinco hipótesis conspirativas más populares:

La caída de las Torres Gemelas

La hipótesis más difundida entre quienes dudan de la veracidad del relato oficial, indica que las Torres Gemelas no cayeron a causa del impacto de los aviones, sino gracias a numerosos explosivos que habrían sido colocados en el interior del complejo en complicidad con el gobierno de Bush. No existe ninguna prueba al respecto.

La teoría de la demolición controlada del World Trade Center es la hipótesis que sostiene que el derrumbe del World Trade Center no fue una consecuencia de los daños generados por los impactos de los aviones contra las estructuras edilicias durante los ataques del 11 de septiembre 2001, ni del deterioro derivado de los incendios subsiguientes, sino que fue causado por explosivos implantados de antemano en los edificios.

Al principio, los defensores, como el físico Steven E. Jones, el arquitecto Richard Gage, el ingeniero de software de Jim Hoffman, y el teólogo David Ray Griffin, sostuvieron que los impactos de los aviones y los incendios resultantes no podrían haber debilitado los edificios lo suficiente como para iniciar un colapso catastrófico, y que los edificios no se habrían derrumbado por completo, ni a la velocidad que lo hicieron, sin el uso de energía adicional para debilitar sus estructuras.

El Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST) y la revista Popular Mechanics examinaron y rechazaron estas teorías. Los especialistas en mecánica estructural y en ingeniería estructural, aceptan en general el modelo de un derrumbe inducido por incendio e impulsado por la gravedad de los edificios del World Trade Center, una explicación que no involucra el uso de explosivos. NIST no hizo pruebas de residuos de compuestos explosivos en las muestras de acero, indicando que los resultados potencialmente no serían concluyentes, y señalando que habría compuestos similares presentes durante la construcción de las torres.

En 2006, Jones sugirió que se podría haber utilizado termita o súper-termita por agentes del gobierno con acceso a esos materiales y a los propios edificios, para demolerlos. Más tarde, Jones, Harrit et al. indicaron que habían encontrado evidencia de nanotermita en las muestras del polvo que se produce durante el colapso de las torres del World Trade Center.

En abril de 2009, Steven E. Jones, junto con Niels Harrit y siete autores más, publicaron un artículo en The Open Chemical Physics Journal de Bentham Science Publishers titulado "Material termítico activo descubierto en el polvo de la catástrofe del 11-S del World Trade Center". NIST luego dijo que no había una "cadena de custodia clara" para demostrar que las cuatro muestras de polvo hubiesen provenido del sitio del WTC. Jones invitó a NIST para llevar a cabo sus propios estudios utilizando su propia "cadena de custodia" de polvo, pero NIST no investigó.

Te puede interesar

La torre 7

El edificio anexo a las Torres Gemelas se derrumbó a las 17:20 hs del 11 de septiembre de 2001 a causa de los efectos combinados de los escombros provenientes de los edificios atacados y diversos incendios que el fuego vecino desencadenó en su interior. Los amantes de la conspiración aseguran que se trató de un derrumbe controlado, generado con bombas incendiarias y explosivos.

Los defensores de las teorías de la demolición del World Trade Center alegan que el edificio 7 del World Trade Center —un rascacielos de 47 pisos que se encontraba en la calle Vesey al norte de la parte principal del sitio del World Trade Center— fue destruido intencionadamente con explosivos. A diferencia de las Torres Gemelas, World Trade Center 7 no fue impactado por un avión, aunque sí fue golpeado por los escombros de las Torres Gemelas y dañado por los incendios no combatidos que ardieron durante siete horas, hasta que se derrumbó por completo alrededor de las 17:20 de la tarde del 11 de septiembre (un nuevo edificio ha sido levantado en el lugar del viejo, inaugurado en mayo de 2006). Varios videos del evento del colapso existen en el dominio público, lo que permite un análisis comparativo desde diferentes ángulos de perspectiva. Los defensores suelen señalar que el colapso del World Trade Center 7 no fue mencionado en el informe de la Comisión del 11-S y que el órgano del gobierno federal encargado de investigar el caso, NIST, necesitó siete años para realizar la investigación de todos los edificios y emitir un informe.

En el documental de PBS America Rebuilds, que se emitió en septiembre de 2002, Larry Silverstein, dueño del WTC 7 y arrendatario y titular de la póliza de seguro para el resto del complejo del World Trade Center, recordó una conversación con el departamento de bomberos en el que se expresaron dudas sobre la contención de los incendios. Silverstein recordó diciendo: "Hemos tenido una terrible pérdida de vida, tal vez la cosa más inteligente que hacer es retirarse/tirarlo" ("We've had such terrible loss of life, maybe the smartest thing to do is pull it"). "Ellos tomaron la decisión de retirarse/tirar" ("They made that decision to pull"), recordó, "y vimos el derrumbe del edificio." Silverstein emitió una declaración que dice que fue el equipo de extinción de incendios, no el edificio, lo que se iba a retirar/tirar (pull, en inglés).

En noviembre de 2010, el periodista de Fox News Geraldo Rivera invitó a miembros de una campaña publicitaria de televisión llamada "BuildingWhat?", una serie de anuncios en los que miembros de las familias hacían preguntas acerca de World Trade Center 7 y pedían una investigación sobre su colapso. Rivera afirmó que, "si hubiera explosivos involucrados, esto querría decir que los manifestantes más desagradables de los últimos años [...] tenían razón." Días más tarde, Rivera apareció en el programa Freedom Watch con el analista legal y juez Andrew Napolitano en la Fox Business Network para discutir la campaña publicitaria "BuildingWhat?". Napolitano dijo: "Es difícil para mí creer que [el World Trade Center 7] se vino abajo por sí solo. Fue gratificante ver que Geraldo Rivera lo está investigando. Fox News fue fuertemente criticada por programas que se transmiten por Internet, Media Matters y Newsbusters, cuestionando los motivos para el colapso de World Trade Center 7 por los medios de comunicación.

Algunos defensores de las teorías de la demolición controlada del World Trade Center indican que el World Trade Center 7 puede haber sido demolido debido a que puede haber servido como centro de operaciones para la demolición de las Torres Gemelas, mientras que otros sugieren que las personas del gobierno pueden haber querido destruir archivos clave ubicados en el edificio pertenecientes al fraude corporativo. Los edificios del World Trade Center albergaban a decenas de agencias gubernamentales federales, estatales y locales. De acuerdo con una declaración reportada por la BBC, el productor de cine Dylan Avery de Loose Change, cree que la destrucción del edificio fue sospechosa, ya que albergaba algunos inquilinos inusuales, incluyendo un laboratorio clandestino de la CIA en el piso 25, un destacamento del Servicio Secreto de los EU., la Comisión de Bolsa y Valores, y el centro de Nueva York de comando de emergencias. El ex jefe de la lucha contra el terrorismo asesor del Presidente, Richard Clarke, no cree que el World Trade Center 7 sea un misterio, y dijo que cualquiera podría haber alquilado espacio en el edificio.

Las teorías se han visto alimentadas por el hecho de que ninguno de los pocos incendios ocurridos en edificios de acero de gran altura hasta ahora causó su colapso total antes, pese a que sí ha habido casos anteriores de colapsos totales y parciales de edificios de acero más pequeños debidos al fuego, así como de colapsos parciales en edificios altos. BBC News dijo que el WTC 7 había colapsado veinte minutos antes de que ocurriera. La BBC ha señalado que muchas fuentes de información estaban señalando el inminente colapso del WTC 7 en el día de los ataques. Jane Standley, la periodista que anunció la caída prematura, lo calificó como un "muy pequeño y muy honesto error" provocado por su manera de pensar después de ser confrontada con un informe que no tenía manera de comprobar.

Informe del NIST

En 2002, el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST) inició una investigación general sobre el colapso del World Trade Center, pero pronto tomó la decisión de centrarse primero en el colapso de las Torres Gemelas. NIST lanzó una versión preliminar de su informe final sobre el colapso del WTC 7 en agosto de 2008. La agencia ha achacado la lentitud de la investigación a la complejidad del modelo utilizado, que simula el progreso de los sucesos desde el momento en que empiezan a fallar los elementos que conducen al derrumbe hasta que cae el edificio. NIST hace notar que el tiempo empleado en la investigación del WTC 7 es comparable al tiempo necesario para investigar un accidente aéreo.68? La agencia también anuncia que encontraron otras 80 cajas de documentos relacionados con el WTC 7 y tuvieron que analizarlas. Estos retrasos alimentaron sospechas sobre que la agencia estaba tratando de llegar a una conclusión plausible.

NIST publicó su informe final sobre el derrumbe del World Trade Center 7 el 20 de noviembre de 2008. Los investigadores utilizaron videos, fotografías y documentos sobre el diseño para llegar a sus conclusiones. La investigación no podía incluir pruebas físicas, dado que los materiales del edificio carecían de las características que les permiten ser identificados positivamente y fueron por lo tanto eliminados antes de la apertura de la investigación. El informe concluye que el colapso del edificio se debió a los efectos de los incendios que ardieron durante casi siete horas. El golpe fatal para la construcción se produjo cuando el piso 13 se derrumbó, lo que debilitó una columna de acero crítica del núcleo que llevó a una falla catastrófica, y el calor extremo causó que algunas vigas de acero perdieran fuerza, causando fallas en todo el edificio hasta que toda la estructura sucumbió. También se cita como un factor el colapso de las torres cercanas, que rompió el suministro de agua de la ciudad, dejando el sistema de aspersores contraincendios de la parte baja del edificio sin agua.

NIST consideró la posibilidad de que el World Trade Center 7 fuera derribado con explosivos y la conclusión fue que no hubo ninguna explosión y que "el uso de termita [...] para cortar las columnas del World Trade Center 7 el 11-S era poco probable". La investigación cita como evidencia la afirmación de que no hay explosión audible en la grabación de la caída y que no hubo ninguna explosión reportada por los testigos, indicando que la explosión necesaria para cortar la columna crítica que cedió habría sido audible a un nivel de 130-140 decibelios a una distancia de 800 metros. Los defensores de la demolición cuentan que los testigos denunciaron reiteradamente explosiones sucediendo antes de el colapso de las torres, y se han publicado videos obtenidos de NIST, junto con indicaciones sobre cuándo esas explosiones se oían, apoyando la idea de sonidos de explosiones antes del colapso, si bien no durante el mismo.

NIST también concluyó que es poco probable que las ingentes cantidades necesarias de termita pudieran haber sido llevadas al interior del edificio sin ser detectadas. Finalmente, la teoría de que el combustible diesel almacenado en el edificio se incendiara y causara el colapso también se investigó y descartó, dado que se recuperó la casi totalidad de dicho combustible durante el desescombro.

El vuelo 93

 El cuarto avión secuestrado durante la trágica mañana, impactó en el pequeño poblado de Shanksville, Pensilvania, luego de que los pasajeros iniciaran una revuelta en su interior para impedir que los terroristas lograran su cometido. Aunque no existe ninguna evidencia al respecto, circulan en internet numerosos rumores de que el vuelo fue derribado por un misil del ejército norteamericano. Otra teoría asegura que fue derribado por 2 cazas estadounidenses.

Aunque el Informe de la Comisión sobre el 11-S establece que el hecho de que el vuelo 93 de la United Airlines se estrellase en un campo de Shanksville, Pensilvania, fue causado por el intento de los pasajeros de tomar el control de la nave, existen teorías que afirman que dicha aeronave fue derribada por un ataque de cazas de la Fuerza aérea de los Estados Unidos.

Este vuelo era el cuarto avión implicado en los atentados y fue el único en no alcanzar su objetivo, que habría sido el Capitolio o en menor medida, la Casa Blanca. En el momento de estrellarse (10:03), los otros tres ya habían chocado contra las Torres Gemelas (8:46 y 9:03) y el Pentágono (9:37). Las primeras versiones oficiales fueron que se había procedido a abatirlo en ese momento de alarma nacional, para evitar males mayores. Pero pronto se cambió esta información a la versión oficial, y comúnmente aceptada, de la revuelta de pasajeros. En esta versión de los hechos se basa la película United 93.

Algunos de los llamados Teóricos de la Conspiración, como David Ray Griffin, defienden que el vuelo 93 fue derribado por cazas estadounidenses y para ello se basan principalmente en algunos testimonios que afirman haber visto reactores persiguiendo el avión y oído explosiones antes del choque y en la gran dispersión de los restos de la aeronave, aparte de un vídeo casero que muestra al avión con 2 cazas persiguiéndolo antes de desaparecer entre los árboles. Un motor de media tonelada fue hallado a unos 700 m del lugar donde se estrelló y otros restos fueron encontrados a más de 10 km de este sitio.

Asimismo existen estudios, como el llevado a cabo por Jim Hoffman, que cuestionan la hora oficial del impacto, las 10:03, retrasando éste unos 3 minutos. Las transcripciones oficiales de la cabina de vuelo terminan a las 10:03, sin embargo el Centro de Control Aéreo de Cleveland informa de que el United 93 desapareció de los radares a las 10:06. Los registros sismológicos por su parte dejaron constancia de un impacto a las 10:06:05 a. m. +/- 2 segundos. Pese a ello, el Informe de la Comisión del 11-S concluyó que el impacto tuvo lugar a las 10:03 a. m.

Esta teoría, sin embargo, no implica necesariamente que los atentados del 11 de septiembre de 2001 fueran un trabajo interno. La polémica radicaría pues en el intento de la administración Bush de enajenarse la responsabilidad de la muerte de las 40 víctimas inocentes resultantes de los hechos en cuestión.

Ataque al Pentágono

Existen dos teorías conspirativas alrededor del ataque al Pentágono. La primera propone que no fue un avión comercial lo que colisionó contra el edificio central de la seguridad estadounidense, sino que se trató de un misil o un vuelo no tripulado. La segunda asegura que el atentado fue perpetrado por el mismo Pentágono y no por Al-Qaeda como indica la versión oficial.

Una de las teorías conspirativas más divulgadas es la de que no fue un avión sino un misil lo que se estrelló contra el Pentágono.

Sus principales defensores son los que apoyan la versión del "trabajo interno", quienes afirman que no hay suficientes pruebas que demuestren que se estrelló un avión en el Pentágono. No obstante, algunos partidarios del "trabajo interno" también la descartan tras valorar las evidencias y creen que la operación no incluía el uso de un misil.

He aquí los argumentos que manejan los defensores de esta teoría conspirativa:

De acuerdo con el contenido de la caja negra del vuelo 77, el avión efectuó un descenso en espiral, describiendo un giro de unos 330° a unos 300 nudos (unos 550 km/h) que le llevó unos 3 minutos.

Pese a que ese giro es una maniobra común, algunos argumentan que el avión no pudo hacer esa maniobra a 800 km/h, probablemente confundiendo la velocidad de impacto con la velocidad a la que el avión efectuó el giro.

El NORAD controla la defensa del espacio aéreo de Estados Unidos; este se divide en zonas geográficas, siendo el NEADS (North East Air Defense Sector) el responsable de la zona donde se produjeron los atentados. Es el órgano que coordina y recibe avisos de aeropuertos sobre secuestros de aeronaves, entre otras funciones. El NEADS fue el que envió los F-16 a Washington y a New York. Todas las conversaciones entre los diferentes aeropuertos y el NEADS están recogidos en el informe de la Comisión Nacional del 11-S. En casos de secuestro de aviones u otras emergencias aéreas de este tipo, el NORAD tiene unos protocolos de seguridad que consisten, entre otras cosas, en hacer despegar cazas lo más rápidamente posible para interceptar al avión y comprobar qué es lo que ocurre, como ha ocurrido en otras ocasiones. En el caso del vuelo 77 los aviones no llegaron a tiempo y hay dudas incluso sobre si despegaron antes o después de la colisión, un retraso que los partidarios de la teorías conspirativas consideran deliberado.

Según teóricos de la conspiración, el vuelo 77 fue capaz de volar hacia el Pentágono durante 40 minutos y no fue interceptado a pesar de la sofisticada tecnología de radar, de las baterías antimisiles que rodean el Pentágono, y de la proximidad del edificio de la base aérea Andrews. Realmente no existen estas baterías antimisiles (y si existieran, son secretas).

El tema de proteger Washington con baterías antimisiles o Atlanta (Juegos Olímpicos de Atlanta de 1996) fue tratado y rechazado por la posibilidad de derribar un avión por error.9? El Aeropuerto Ronald Reagan se encuentra muy cerca del Péntagono, y los aviones lo sobrevuelan en muchas ocasiones. Un ejemplo de ello es el caso de una avioneta que fue identificada como sospechosa en 2002 cuando sobrevolaba Washington: no fue abatida por ninguna batería antimisiles a pesar de que se desalojó el Capitolio.

En el momento de los ataques, el ala Oeste (que era el objetivo del ataque) del Pentágono estaba en reformas, y por lo tanto casi vacía. Concretamente estaba siendo reformada para aguantar daños mayores en caso de un ataque terrorista con bomba. Los partidarios de la teoría del trabajo interno argumentan que el Gobierno escogió como objetivo esta zona del Pentágono para minimizar todo lo posible los daños, tanto personales como materiales.

También se afirma desde este sector que los daños producidos en la pared del Pentágono son demasiado pequeños para haber sido causados por un Boeing 757.

En una fotografía de satélite tomada el 7 de septiembre de 2001, se aprecia un clareo en el césped del Pentágono que, aunque no coincide con la trayectoria del avión, sí apunta a grandes rasgos en dirección al punto del impacto, algo que según algunos partidarios de la teoría disidente se usó para señalar dónde debía producirse el impacto.

Complicidad militar 

Muchos portales web reproducen el rumor de que para lograr un ataque de la envergadura del ocurrido el 9/11 los terroristas contaron con el apoyo secreto del ejército de EU. Aducen que una fuerza militar tan poderosa como la estadounidense hubiese sido capaz de derribar los aviones secuestrados. No obstante, existe evidencia de que los atentados tomaron por sorpresa a las fuerzas armadas, por lo que no fueron capaces de impedir los choques.

Con información de Wikipedia