Destacados diputados del Partido Conservador británico estudian posibles cambios en la normativa interna para forzar la salida de la primera ministra, Theresa May. Foto: AP
Representantes del grupo parlamentario "tory" en la Cámara de los Comunes prosiguen euna serie de reuniones iniciadas ayer, en las que tratan de consensuar, de momento sin éxito, la maniobra para deshacerse de su líder.

Destacados diputados del Partido Conservador británico estudian posibles cambios en la normativa interna para forzar la salida de la primera ministra, Theresa May, que ya sobrevivió a una moción de confianza de sus colegas el pasado diciembre.

Representantes del grupo parlamentario "tory" en la Cámara de los Comunes prosiguen euna serie de reuniones iniciadas ayer, en las que tratan de consensuar, de momento sin éxito, la maniobra para deshacerse de su líder.

Según la normativa actual, May, que superó una moción conservadora contra su liderazgo el 12 de diciembre, no puede afrontar otro desafío de ese tipo hasta un año después de esa fecha.

Frustrados con su gestión, algunos diputados, sobre todo del ala euroescéptica, se plantean ahora modificar el plazo de presentación de mociones, para que se pudiera impulsar otra votación en un periodo de seis meses.

Sin embargo, según la BBC, no hay consenso sobre esta estrategia, pues algunos consideran que no es útil a largo plazo y temen que profundice las divisiones dentro del partido, de cara a las inminentes elecciones locales y europeas.

La primera ministra británica, Theresa May, en una conferencia de prensa luego de una reunión de gabinete, fuera de Downing Street en Londres, Reino Unido. Foto: Reuters

May afronta crecientes presiones de sus colegas para precisar la fecha de su dimisión, descontentos por el retraso hasta el 31 de octubre de la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE), inicialmente prevista para el 29 de marzo.

El 27 de ese mes, la líder conservadora ofreció dejar el liderazgo del partido y la jefatura del Ejecutivo si sus diputados apoyaban su acuerdo para la retirada de la UE, rechazado previamente el 15 de enero y el 12 de marzo.

Debido a que el pacto volvió a ser rechazado y el Gobierno debió solicitar la prórroga, May no ha vuelto a mencionar su oferta de dimitir para dar paso a un sustituto.

La primera ministra, que también superó en enero una moción de censura de la oposición en el Parlamento, trata de consensuar un plan para el "brexit" con el líder laborista, Jeremy Corbyn, sin que haya por ahora indicios de avances significativos.