Archivo
Sin intención de hacerlo, Juan Rulfo llenó su trabajo de un lirismo accidental que hoy es tema de investigación con la poeta saltillense Marianne Toussaint.

“Oía de vez en cuando el sonido de las palabras y notaba la diferencia. Porque las palabras que había oído hasta entonces, entonces lo supe, no tenían ningún sonido, no sonaban; se sentían; pero sin sonido, como las que se oyen durante los sueños...”, escribió Juan Rulfo en Pedro Páramo.

El autor próximamente centenario no era un poeta, sino un narrador, uno que aún con la erudición de la literatura no sólo logró emular a los campesinos del  fantasmagórico Comala en sus textos, sino que supo llenar de lirismo poético a sus clásicos ‘Pedro Páramo’ y el ‘Llano en llamas’. 

La poeta Marianne Toussaint analizará este sentido poético en su diálogo “La poesía en la obra de Juan Rulfo” que ofrece hoy en la Cátedra Alejo Carpentier  partir de las 11:00 horas, donde recupera la experiencia de impartir clases en la Asociación de Escritores de la SOGEM por 7 años. 

“Me resultaba muy fácil ejemplificar figuras poéticas con fragmentos de cuentos de Juan Rulfo y Pedro Páramo y eso me dio pie para retomarlo ahora que cumple 100 años”, explicó Toussaint.

Ella explica que su apego a la poesía tiene que ver con la profundidad de un espacio interno político que usa sin romper su estructura narrativa que logra sin que se trate de un poema, un poema en prosa sino una narrativa que profundiza en las características de la poesía. 

“Termina siendo eterno, retrata la orfandad del campesino y de los paisajes mexicanos que terminan siendo como algo que no se queda estático en el mismo tiempo, sino que son en un tiempo continuo y no solamente lo homologa con un marco narrativo, sino poético”, dijo Toussaint. 

La poesía y la narrativa son vistos como campos incompenetrables y casi intocables por los autores de una y de otra por un tema de complejidad.

“RETRATA la orfandad del campesino y de los paisajes mexicanos que terminan siendo como algo que no se queda estático en el mismo tiempo, son en un tiempo continuo”.

“La poesía si es un territorio peligroso, de una exigencia total y te das cuenta cuando lees a Rulfo, que no solo podría manejarla dentro de la narrativa como el centro, sino que hacía metáforas muy escuetas que lograban sintetizar en pocas palabras todo lo que quería decir”, asegura la también autora. 

Asegura que la intención de Rulfo nunca fue meterse con la poesía y que aunque era un gran conocedor del tema, no tuvo intención de usar esto en su trabajo, nunca lo señaló de manera expresa. 

“El punto poético que hila sus historias termina siendo invisible, como en Pedro Páramo que aparentemente no tiene un núcleo poético, pero sí que lo tiene porque cada espacio y cada metáfora se convierte en un punto de ilación; logró una trenza sin que se note ninguna costura, ningún truco ni ninguna segunda intención”, aseguró. 

Señala que lo más interesante en esta ocasión es que en realidad no existen líneas establecidas que no se puedan modificar y abrir la posibilidad de que siempre se pueda recorrer otros caminos. 

Recomendó además a los interesados llevar sus copias de los libros de Juan Rulfo para que puedan participar de la lectura y leer ellos mismos los ejemplos que se van a mostrar, así como los propios ejemplos que ellos quieran dar. 

“El manejo del lenguaje siempre es muy complicado, lo uses en el género que quieras, a lo mejor se acercan más a una narrativa lineal o a una narrativa más ortodoxa pero creo que el gran éxito de las obras de Juan Rulfo fue esta avalancha de novedades donde te das cuenta de que tanto el “Llano en llamas” como “Pedro Páramo” son obras maestras”, finalizó. 

¡No te lo pierdas! 
Cátedra sobre Juan Rulfo 
> Fecha: 4 de mayo 
> Lugar: Salón Alejo Carpentier 
> Hora: de 11:00 a 13:00 horas