Las llamas destruyeron el alojamiento donde dormían jugadores de base del Flamengo, de entre 14 y 17 años de edad, según afirmó el Cuerpo de Bomberos, que señaló que todos los fallecidos podrían ser adolescentes.


Al menos 10 personas murieron y 3 resultaron heridas en un incendio desatado este viernes en el centro de entrenamiento del Flamengo, el equipo más popular de Brasil, en Río de Janeiro, informaron fuentes oficiales.

Las llamas destruyeron el alojamiento donde dormían jugadores de base del Flamengo, de entre 14 y 17 años de edad, según afirmó el Cuerpo de Bomberos, que señaló que todos los fallecidos podrían ser adolescentes.

Hay además tres heridos que fueron trasladados de urgencia a hospitales de la zona con lesiones de diversa consideración.

De acuerdo con la Secretaría Municipal de Salud de Río, Jonathan Cruz, de 15 años, está en "estado gravísimo" y será transferido para otra unidad; Cauan Emanuel Gomes, de 14, y Francisco Diogo Bento, de 15, están internados y están fuera de peligro.

El suceso se produjo alrededor de las 05.00 hora local (07.00 GMT) de este viernes en las instalaciones del denominado Ninho do Urubu, donde se entrenan el conjunto carioca y las categorías inferiores, en la zona oeste de Río.

Los equipos de bomberos que acudieron al lugar consiguieron extinguir el incendio unas dos horas después y posteriormente trabajaron para evitar nuevos focos. Por el momento, se desconoce el motivo del desastre.

Familiares de los jóvenes se concentraron a las puertas de la ciudad deportiva flamenguista para obtener informaciones sobre el paradero de sus seres queridos. Varios de ellos formaron un círculo y rezaron.

El gobernador de Río de Janeiro, Wilson Witzel, decretó tres días de luto oficial por las víctimas de este incendio, que ocurre dos años y dos meses después del accidente aéreo ocurrido en Colombia que acabó con la vida de casi toda la plantilla del modesto Chapecoense.

Río de Janeiro se recupera aún del fuerte temporal de lluvia y viento que arreció sobre la capital fluminense la noche del miércoles y que dejó 6 muertos, inundaciones, deslizamientos de tierra, la caída de unos 170 árboles y decenas de vehículos destrozados.

La zona oeste, donde se encuentra el centro de entrenamiento del Flamengo, fue una de las más afectadas por esa tempestad.

El Ninho do Urubu, considerado como uno de los centros de entrenamiento más modernos de Latinoamérica, cuenta con un módulo para el equipo profesional del Flamengo, dos campos y un espacio específico para la preparación de porteros, además de una zona para alojamientos.

En 2018, el Flamengo, que es el equipo de fútbol más popular de Brasil y una potencia de jóvenes promesas en el país, inauguró una nueva estructura para la primera plantilla y dejó las instalaciones antiguas para los jugadores de las categorías base del club.

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro está  “consternado"

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, se dijo "consternado" por el incendio que este viernes causó al menos 10 muertes en una sede del club Flamengo y se solidarizó "con el dolor de los familiares, en este momento de luto”.

El desastre ocurrió esta madrugada en el Centro de Entrenamiento del club más popular del país, situado en la zona oeste de Río de Janeiro, y, según las primeras informaciones oficiales, las víctimas pertenecían a las divisiones inferiores del equipo.

Según una nota divulgada por la Presidencia, Bolsonaro lamentó la pérdida de unas "jóvenes vidas que iniciaban su caminata rumbo a la realización de sus sueños profesionales”.

Bolsonaro está ingresado en un hospital en Sao Paulo, tras ser sometido a una operación para la retirada de una colostomía que le fue aplicada en septiembre pasado, después de que fue atacado a cuchilladas por un hombre que le causó graves heridas en la región abdominal.

El vicepresidente brasileño, Hamilton Mourao, también expresó su dolor por la tragedia en su cuenta en Twitter, en la que escribió "Fuerza Flamengo" y pidió un "toque de silencio”.

Mourao dijo estar "profundamente triste" con el desastre y, como "hincha y deportista", también transmitió su "solidaridad a las familias" de las víctimas, "al club y a la Nación rubro-negra", en alusión a los colores que identifican al equipo.

Según han informado fuentes oficiales, las llamas se desataron en uno de los alojamientos del llamado Ninho do Urubu, donde dormían jugadores de la base del Flamengo, todos menores de 18 años.

Los equipos de bomberos han controlado el incendio, pero aún no han podido establecer las causas del desastre ni han identificado a los fallecidos.

Zico, el mayor ídolo de Flamengo pide que "se investigue todo" tras incendio

El exjugador brasileño Arthur Antunes Coimbra "Zico", el mayor ídolo del Flamengo, lamentó este viernes el incendio que ha dejado al menos 10 muertos en la sede de su antiguo club en Río de Janeiro y pidió que se investigue la tragedia.

"Que se investigue todo porque una tragedia de esas no puede pasar en blanco. Vidas se han ido. Que la nación rubro-negra tenga fuerza y fe para superar ese momento", dijo Zico en sus redes sociales.

El exfutbolista reconoció que fue un "shock" recibir la noticia "desde la otra parte del mundo”.

"Que Dios conforte a los familiares que perdieron a sus hijos, nietos, hermanos, sobrinos, en fin parientes. Niños que soñaban con un futuro en sus vidas y muchos sin duda en ayudar a sus familias", agregó.

Mundo del fútbol se solidariza tras la tragedia en la sede del Flamengo

El mundo del fútbol en Brasil expresó este viernes su solidaridad tras el incendio que ha causado diez muertos y tres heridos en una de las sedes del club Flamengo, en Río de Janeiro.

Los brasileños Diego Ribas, Vinicius Jr, Lucas Paquetá y Neymar, entre otros, así como los exjugadores Ronaldinho y Zico trasladaron el pésame a los familiares de las víctimas de esta tragedia ocurrida en las instalaciones del Ninho do Urubu, donde se entrenan el equipo carioca y sus categorías inferiores.

Diego Ribas y el exfutbolista Zico, dos de los grandes ídolos del Flamengo, expresaron su dolor por el suceso.

"La nación está de luto, que Dios conforte el corazón de todos los familiares", indicó Diego Ribas.

El delantero del Real Madrid Vinicius Junior, quien se formó en el Flamengo, pidió orar por los fallecidos en las instalaciones de su antiguo club: "Que noticia triste! Recemos por todos! Fuerza, fuerza y fuerza”.

Su antiguo compañero de equipo Lucas Paquetá, quien dejó el Flamengo a finales del año pasado para comenzar su andadura en el Milan italiano, también se manifestó en las redes sociales y pidió "que Dios reconforte el corazón de todos, oremos”.

Desde París, Neymar publicó un breve mensaje en sus redes sociales: "Mis condolencias”.

Al igual que el Flamengo, el Fluminense y el Botafogo, dos de los principales rivales del club, decretaron tres días de luto.

"Hoy no hay clima para entrenamientos. Las actividades del día fueron canceladas. Los jugadores y miembros de la comisión técnica se solidarizan con las víctimas y los familiares de la tragedia que ocurrió en el Ninho do Urubu. El Fluminense Football Club decretó luto oficial de tres días", señaló el equipo en sus redes sociales.

El Fluminense se enfrentaría al Flamengo este sábado en un partido por las semifinales de la Copa Guanabara, pero la Federación de Fútbol de Río de Janeiro canceló el encuentro.

El Chapecoense, que a finales de 2016 perdió a la mayor parte de su plantilla tras un accidente aéreo en Colombia, reconoció estar "triste y aturdido con la noticia del incendio que alcanzó el Ninho do Urubu”.

"Expresamos nuestro deseo de fuerza a los hermanos del Flamengo y a todos los familiares de los afectados. Nuestros pensamientos y oraciones están con ustedes", resaltó el Chapecoense.

Pelé afirma que "es un día muy triste para el deporte brasileño"

Edson Arantes do Nascimento 'Pelé', para muchos el mejor jugador de la historia, lamentó la muerte de diez jóvenes en un incendio ocurrido este viernes en una sede del club Flamengo y afirmó que "es un día muy triste para el deporte brasileño”.

La leyenda del fútbol mundial se pronunció a través de sus redes sociales, en las que manifestó su dolor por la tragedia ocurrida "en un lugar donde los jóvenes persiguen sus sueños”.

El suceso ha despertado al solidaridad del mundo del fútbol, que en el propio Brasil y alrededor de todo el planeta ha expresado su pesar por la tragedia sufrida por el que es el club más popular del país.