Foto: Especial
No van a haber afectaciones –reiteró- porque la mayor parte del tren se realizará en la vía construida desde hace casi 70 años, de ferrocarril del sureste

El Tren Maya es una obra aceptada por la mayoría de los habitantes de Yucatán, Tabasco, Chiapas, Campeche y Quintana Roo, aseguró el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Comentó que la obra, al igual que el aeropuerto en Santa Lucía, no se detendrá porque, además, en el  caso del Tren, implica una inversión de 150 mil millones de pesos que reactivará al sureste del país.

“Hay aceptación. Es lógico que la gente esté de acuerdo en este proyecto porque se va a comunicar el sureste con un tren moderno, un tren rápido para carga, pasajeros, turismo, en toda esta región que tiene mucho potencial cultural, sobre todo, y por lo mismo, turístico”, señaló en conferencia de prensa realizada en Yucatán.

"La idea es que los que llegan a la Riviera Maya, al Caribe, a Cancún, puedan introducirse a la Península, conocer Yucatán, todas las zonas arqueológicas, pero que también hagan lo mismo y se introduzcan Campeche y lleguen hasta Palenque. Ese es el propósito."

No van a haber afectaciones –reiteró- porque la mayor parte del tren se realizará en la vía construida desde hace casi 70 años, de ferrocarril del sureste.

Comentó que los anteriores gobernantes, aseguró, no les interesaba el sureste y ni siquiera concesionaron el ferrocarril del sureste. Todo lo demás los privatizaron; no les importó el tren del Istmo ni el de Coatzacoalcos a Mérida y Valladolid.

“Cuando me enteré de que no habían privatizado estas vías me puse muy contento, porque el sureste estaba abandonado, lo único que creció en el periodo neoliberal, en términos económicos, fue Cancun, en 30 años”.

Ultimamente, dijo, ha venido creciendo Yucatán, lo mismo Campeche, así como en Quintana Roo hay dificultades en esta materia y se está trabajando para garantizar la seguridad, así ya no es sólo Yucatán en el sureste donde hay tranquilidad, también en Campeche, también ha bajado la incidencia delictiva, lo mismo en Chiapas, Oaxaca, no así Quintana Roo, Tabasco, Tamaulipas y Veracruz.

Entonces, aseveró, lo del tren lo acepta la gente.

“Constantemente hacemos encuestas y sabemos que la gente apoya esta obra. Se están llevando consulta con los campesinos, con las comunidades, porque nada por la fuerza, todo por la razón y el derecho”.