Recuperar la ‘tribalidad’. Adams considera necesario que volvamos a conectarnos con la naturaleza.
El activista llegó a la ciudad para compartir su filosofía de amor con la comunidad y los alumnos del Liceo Freinet

Su lucha es para mejorar el mundo, uno que desde siempre ha visto envuelto en la opresión, las guerras y la ambición desenfrenada, superficial y materialista. A través de la risa, el amor y los cuidados genuinamente cálidos en entornos familiares comunales ha planteado una revolución pacífica contra todo aquello que nos vuelve infelices.

Tal vez su popularidad se deba principalmente a la película semi-biográfica inspirada en su vida, protagonizada por Robin Williams, pero Patch Adams es más que sólo un “doctor gracioso”, aunque sus esfuerzos comiencen en la medicina.

Esta semana el médico y activista estará en Saltillo compartiendo su filosofía de amor en varias actividades, incluidas una visita “clown” a la Casa del Migrante y una serie de charlas con los alumnos, maestros y padres de familia de la comunidad del Liceo Freinet, institución que nos dio la oportunidad de conversar con él.

“Mi más grande amor en la vida son los amigos, y es la amistad la que me trajo aquí”, comentó respecto a sus pasadas visitas al país —hace aproximadamente 15 años estuvo también en Saltillo—, “trajimos un viaje de payasos por 6 o 7 ciudades de México. Soy curioso a donde sea que vaya”.

Nació en un ambiente militar, hijo de un soldado que perdió la vida durante la Guerra de Corea y que lo dejó huérfano a los 16 años.

“Sé exactamente que mi vida cambió cuando estaba en un bebedero público con un letrero que decía ‘sólo blancos’ y me di cuenta que mi país era falso, que la religión era falsa y que muchos pasaban por ese anuncio y no lo destruían, así que me fui y no sabía que hacer, no sabía de activismo y no quería vivir en mundo tan injusto”, contó.

Fui hospitalizado tres veces por ser un malísimo suicida, no era muy bueno en ello. Y entre el segundo y tercer hospital estuve presente en el famoso discurso de Marthin Luther King ‘Yo tengo un sueño’, con cientos de miles de personas reunidas queriendo un mundo mejor y diciendo que trabajarían por ello. Yo dije, ‘esta es mi gente’ y me di cuenta que tú no te suicidas, estúpido, tu haces una revolución”.

Tal aspecto de su vida cobra relevancia en nuestra ciudad, donde la tasa de suicidios anual es tan alta. Él dijo sobre este tema que “los suicidios son populares, mientras que la vida es impopular”.

“Creo que la enfermedad mental, especialmente la depresión, es un síntoma, no una enfermedad. Un síntoma de soledad, especialmente el smartphone ha hecho a las personas marcadamente solitarias y estúpidas”, agregó.

Su método para tratar pacientes requiere que se involucre con ellos. Cuando uno nuevo llega realiza una entrevista de horas de duración, gracias a la cual llega a conocerlos lo suficiente para establecer una relación íntima, amistosa, y ciertamente provechosa para el tratamiento.

En dichas conversaciones descubrió que “sólo el 3% de los que he entrevistado tienen autoestima. Nadie en los Estados Unidos se ama a sí mismo y ahí estás, sin amarte a ti mismo, sin saber quién eres y no tomando tú las decisiones. Yo creo que las tres principales causas de esta enfermedad mental son la soledad, el aburrimiento y el miedo, y no creo en la manera en que los psiquiatras las tratan”.

Archivo

Expresó su creencia de que muchos de los problemas actuales son producto de la pérdida del sentido de “tribalidad” entre los humanos.

“Hemos perdido la conexión con la naturaleza. En la mayor parte de nuestra vida de Homo Sapiens, 300 mil años, crecimos en algún lugar al exterior donde nos reuníamos como una tribu, pasábamos el día como una tribu y no sentíamos conectados con el pasto, los árboles, las aves, sabíamos que éramos otro más de los animales”, agregó.

“Pero ese tiempo ya pasó y en mi experiencia entrevistando, los pacientes en sus familias, los doctores, casi ninguno tienen un sentido de conexión con la naturaleza. Grandes números de personas están solas, grandes números de personas están aburridas y ese es un camino fácil para el suicidio”.

Soy una persona tribal. Sociológicamente hablando el peor error ha sido la familia nuclear, no es un modelo exitoso en ningún país. Nuestro estado natural es tribal y es también el que menos huella medioambiental deja”, agregó.

Como se mencionó antes, los esfuerzos de Patch no se reducen a los hospitales. El Instituto Gesundheit busca recuperar esta pertenencia tribal entre las personas, que se viva en estrecha comunidad, sin factores innecesarios, todo como una lucha pacífica contra el capitalismo.

“Soy un activista político, desde los 18 cuando vi lo que era la segregación y empecé a estudiar lo que había detrás y qué había detrás de la muerte de mi padre en la guerra, claramente vi que el capitalismo es la peor enfermedad de la historia y la probable causa de nuestra extinción, explicó.

“Por ejemplo, mi idiota presidente, quien es un ser humano patético”, comentó sobre el actual líder de los Estados Unidos, “aún intenta decir que el cambio climático no existe y no puedes tener un cerebro y seguir negando que el cambio climático existe. Ignoramos los problemas del fracking, los autos y tantas otras cosas que lo están causando. De hecho es gracioso”.

Su método para tratar pacientes requiere que se involucre con ellos. Cuando uno nuevo llega realiza una entrevista de horas de duración, gracias a la cual llega a conocerlos lo suficiente para establecer una relación íntima, amistosa, y ciertamente provechosa para el tratamiento.

En dichas conversaciones descubrió que “sólo el 3% de los que he entrevistado tienen autoestima. Nadie en los Estados Unidos se ama a sí mismo y ahí estás, sin amarte a ti mismo, sin saber quién eres y no tomando tú las decisiones. Yo creo que las tres principales causas de esta enfermedad mental son la soledad, el aburrimiento y el miedo, y no creo en la manera en que los psiquiatras las tratan”.

Expresó su creencia de que muchos de los problemas actuales son producto de la pérdida del sentido de “tribalidad” entre los humanos.

“Hemos perdido la conexión con la naturaleza. En la mayor parte de nuestra vida de Homo Sapiens, 300 mil años, crecimos en algún lugar al exterior donde nos reuníamos como una tribu, pasábamos el día como una tribu y no sentíamos conectados con el pasto, los árboles, las aves, sabíamos que éramos otro más de los animales”, agregó.

“Pero ese tiempo ya pasó y en mi experiencia entrevistando, los pacientes en sus familias, los doctores, casi ninguno tienen un sentido de conexión con la naturaleza. Grandes números de personas están solas, grandes números de personas están aburridas y ese es un camino fácil para el suicidio”.

Soy una persona tribal. Sociológicamente hablando el peor error ha sido la familia nuclear, no es un modelo exitoso en ningún país. Nuestro estado natural es tribal y es también el que menos huella medioambiental deja”, agregó.

Como se mencionó antes, los esfuerzos de Patch no se reducen a los hospitales. El Instituto Gesundheit busca recuperar esta pertenencia tribal entre las personas, que se viva en estrecha comunidad, sin factores innecesarios, todo como una lucha pacífica contra el capitalismo.

“Soy un activista político, desde los 18 cuando vi lo que era la segregación y empecé a estudiar lo que había detrás y qué había detrás de la muerte de mi padre en la guerra, claramente vi que el capitalismo es la peor enfermedad de la historia y la probable causa de nuestra extinción, explicó.

“Por ejemplo, mi idiota presidente, quien es un ser humano patético”, comentó sobre el actual líder de los Estados Unidos, “aún intenta decir que el cambio climático no existe y no puedes tener un cerebro y seguir negando que el cambio climático existe. Ignoramos los problemas del fracking, los autos y tantas otras cosas que lo están causando. De hecho es gracioso”.