Falso que su 2º haya recibido toma de nota

Invirtiendo los tiempos, voy a comenzar a platicarles lo que sucedió ayer en la mañanera del Palacio Nacional. Ante la pregunta de algunos periodistas, López Obrador dijo textualmente, porque lo estoy viendo y escuchando en la grabación oficial que difundió el área de prensa de la 4T:

“Todavía no sabemos, porque quedamos y se nos ha ido pasando el tiempo, de que iba a estar con nosotros la secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde. Vamos a pedirle que venga y nos informe cómo está lo del sindicato petrolero y lo del cumplimiento de la ley para llevar a cabo la democracia en los sindicatos.

“Se van a democratizar todos los sindicatos. Tiene que haber elecciones en todos los casos, (para su información, presidente, en junio de 2019 hubo una del STPRM, que cumplió con todos los requisitos sindicales y legales, donde fue electo uno de los dirigentes disidentes) es que nos lo exige la Constitución. Además es una convicción; (señalándose a sí mismo) tiene que haber democracia sindical. Es un compromiso.

Hay qué ver en qué consistió la toma de nota (que según difundieron dos medios le fue otorgada por la STPS al 2º de a bordo de Carlos Romero Deschamps) y si se alarga como ustedes sostienen (alguien de la misma STPS filtró la información) hasta el fin del sexenio.

“Hay qué ver si es por estatutos (la permanencia de Manuel Limón Hernández hasta el 2024 en que terminaría el periodo de Romero Deschamps).

“Que nos den una explicación, pero si queremos nosotros que haya democracia sindical. Voy a pedirle (a la señorita Alcalde) que venga aquí a que nos explique todo el plan para la democratización de los sindicatos”.

Hasta aquí lo dicho por MALO, con los inevitables paréntesis para darle contexto a sus palabras.

Ahora sí, como dijo Jack El Destripador: Vámonos por partes:

Mañosamente, alguien de la STPS cercano a Luisa María Alcalde, filtró en las primeras horas de ayer Día de Reyes, que Manuel Limón Hernández fue reconocido por esa dependencia con todo y “toma de nota” como sustituto de Romero Deschamps, que fue obligado a renunciar el 16 de octubre del año pasado.

Tengo una fuente muy bien posicionada en la STPS y a eso de las 3 y media de la madrugada de ayer, me llamó para decirme que alguien desde adentro de la STPS estaba jugándola en contra de su jefa, difundiendo como un hecho la “toma de nota” en favor del tal Limón para que complete el periodo de Romero Deschamps.

Le pedí a mi informante que me enviara el nombre de ese personaje pero -la neta- se hizo guaje con el dato.

Consecuentemente, no informé a los medios donde escribo y no tuve más remedio que esperar a que ayer mismo el presidente confirmara éste dicho… o lo desmintiera. Y fiel a su costumbre, no hizo ni lo uno ni lo otro.

Si fuera verdad que la “toma de nota” tomó por sorpresa a MALO, mal por él, porque ¿cómo podría estar al margen de un hecho tan importante como es la continuidad en su mandato, de uno de los cacicazgos sindicales más nefastos en la historia de México?

Y si como dice mi fuente en la STPS, nada se mueve ni en ésta Secretaría ni en ningún otro ámbito del gobierno de la 4T sin que el presidente esté enterado, entonces ¿a qué diantres estaría jugando el inquilino del Palacio Nacional al mostrarse sorprendido ante la noticia?

Romero Deschamps tiene dos denuncias penales radicadas con 13 kilos de pruebas en la Fiscalía General de la República. Una promovida por la Unidad de Inteligencia Financiera, que comanda Santiago Nieto, y otra por el grupo petrolero disidente Frente Nacional Petrolero, que no sé si todavía está al mando de Sergio Carlos Morales Quintana.

Las dos acusaciones son por lavado de dinero, enriquecimiento ilícito, administración fraudulenta de las cuotas de los petroleros y fraude.

Aunque oficialmente él renunció, mi fuente dentro de la STPS asegura que López Obrador lo orilló a ello, para dar pie a lo que el mismo presidente presume que será la democratización de los sindicatos en México, producto de la reforma laboral.

Ayer mismo, la señorita Alcalde anunció que es falsa la noticia difundida por dos medios -sí, nomás dos- acerca de la “toma de nota” en favor de Limón para que termine el período de Romero Deschamps hasta el 2024. Ni el Dios de Spinoza quiera.

Les voy a platicar por qué le creo a la titular de la STPS: De habérsele dado la acreditación como líder de los petroleros al criado de Romero Deschamps ¿con qué autoridad moral la 4T exigiría cuentas a los corruptos líderes sindicales de la CTM, CROC, CROM, mineros, ferrocarrileros, electricistas, campesinos, telefonistas y demás hierbas?

¿Con qué versión del discurso presidencial no quedaríamos? ¿Con el de su apego a la constitución al declarar que los sindicatos deben ser democratizados? ¿Con el de que no sabía que la STPS se había ido por la libre al darle la “toma de nota” a Limón? ¿O con la de que su mano estaría detrás de esa maroma que -de haberse confirmado- le costaría muy caro con miras a las elecciones del 2021 y del 2024?

Mi fuente en la STPS asegura que la mano de Romero Deschamps sigue meciendo varias cunas en esa Secretaría, totalmente al margen de la señorita Alcalde.

Lo que no entiendo es cómo esa dependencia sigue dándole largas a un asunto tan delicado como es la elección del nuevo secretario general del sindicato que agrupa a casi 90 mil petroleros.

Rumores como el de ayer le dan cuerda a quien fuera tesorero del sindicato petrolero durante 2007 y 2008 en el denominado “Pemexgate”, escándalo político descubierto en 2001 al revelarse que fondos del STPRM fueron desviados para auspiciar la campaña presidencial del candidato priista Francisco Labastida.

Limón es uno de los seis contra quienes se libró orden de aprehensión por estar involucrados en un desvío de mil 100 millones de pesos y enfrentó denuncias por peculado y uso indebido de atribuciones y facultades en el ejercicio del servicio público. No le hicieron nada -hasta ahora- porque ya sabemos cómo se las gastan las leyes mexicanas. Vamos a ver qué pasa con las leyes de la 4T.

CAJÓN DE SASTRE

De última hora, mi informante en la STPS me dice -al enterarse de mis cuestionamientos- “usted no se preocupe, va pa’l bote Romero Deschamps con todo y sus pandillas”.

“¿Pero cuándo?”, pregunta la irreverente e impaciente de mi Gaby y yo la dejo con la duda, hasta una de mis siguientes entregas.

 

placido.garza@gmail.com

“Que nos den una explicación, pero si queremos nosotros que haya democracia sindical. Voy a pedirle (a la señorita Alcalde) que venga aquí a que nos explique todo el plan para la democratización de los sindicatos”.

Hasta aquí lo dicho por MALO, con los inevitables paréntesis para darle contexto a sus palabras.

Ahora sí, como dijo Jack El Destripador: Vámonos por partes:

Mañosamente, alguien de la STPS cercano a Luisa María Alcalde, filtró en las primeras horas de ayer Día de Reyes, que Manuel Limón Hernández fue reconocido por esa dependencia con todo y “toma de nota” como sustituto de Romero Deschamps, que fue obligado a renunciar el 16 de octubre del año pasado.

Tengo una fuente muy bien posicionada en la STPS y a eso de las 3 y media de la madrugada de ayer, me llamó para decirme que alguien desde adentro de la STPS estaba jugándola en contra de su jefa, difundiendo como un hecho la “toma de nota” en favor del tal Limón para que complete el periodo de Romero Deschamps.

Le pedí a mi informante que me enviara el nombre de ese personaje pero -la neta- se hizo guaje con el dato.

Consecuentemente, no informé a los medios donde escribo y no tuve más remedio que esperar a que ayer mismo el presidente confirmara éste dicho… o lo desmintiera. Y fiel a su costumbre, no hizo ni lo uno ni lo otro.

Si fuera verdad que la “toma de nota” tomó por sorpresa a MALO, mal por él, porque ¿cómo podría estar al margen de un hecho tan importante como es la continuidad en su mandato, de uno de los cacicazgos sindicales más nefastos en la historia de México?

Y si como dice mi fuente en la STPS, nada se mueve ni en ésta Secretaría ni en ningún otro ámbito del gobierno de la 4T sin que el presidente esté enterado, entonces ¿a qué diantres estaría jugando el inquilino del Palacio Nacional al mostrarse sorprendido ante la noticia?

Romero Deschamps tiene dos denuncias penales radicadas con 13 kilos de pruebas en la Fiscalía General de la República. Una promovida por la Unidad de Inteligencia Financiera, que comanda Santiago Nieto, y otra por el grupo petrolero disidente Frente Nacional Petrolero, que no sé si todavía está al mando de Sergio Carlos Morales Quintana.

Las dos acusaciones son por lavado de dinero, enriquecimiento ilícito, administración fraudulenta de las cuotas de los petroleros y fraude.

Aunque oficialmente él renunció, mi fuente dentro de la STPS asegura que López Obrador lo orilló a ello, para dar pie a lo que el mismo presidente presume que será la democratización de los sindicatos en México, producto de la reforma laboral.

Ayer mismo, la señorita Alcalde anunció que es falsa la noticia difundida por dos medios -sí, nomás dos- acerca de la “toma de nota” en favor de Limón para que termine el período de Romero Deschamps hasta el 2024. Ni el Dios de Spinoza quiera.

Les voy a platicar por qué le creo a la titular de la STPS: De habérsele dado la acreditación como líder de los petroleros al criado de Romero Deschamps ¿con qué autoridad moral la 4T exigiría cuentas a los corruptos líderes sindicales de la CTM, CROC, CROM, mineros, ferrocarrileros, electricistas, campesinos, telefonistas y demás hierbas?

¿Con qué versión del discurso presidencial no quedaríamos? ¿Con el de su apego a la constitución al declarar que los sindicatos deben ser democratizados? ¿Con el de que no sabía que la STPS se había ido por la libre al darle la “toma de nota” a Limón? ¿O con la de que su mano estaría detrás de esa maroma que -de haberse confirmado- le costaría muy caro con miras a las elecciones del 2021 y del 2024?

Mi fuente en la STPS asegura que la mano de Romero Deschamps sigue meciendo varias cunas en esa Secretaría, totalmente al margen de la señorita Alcalde.

Lo que no entiendo es cómo esa dependencia sigue dándole largas a un asunto tan delicado como es la elección del nuevo secretario general del sindicato que agrupa a casi 90 mil petroleros.

Rumores como el de ayer le dan cuerda a quien fuera tesorero del sindicato petrolero durante 2007 y 2008 en el denominado “Pemexgate”, escándalo político descubierto en 2001 al revelarse que fondos del STPRM fueron desviados para auspiciar la campaña presidencial del candidato priista Francisco Labastida.

Limón es uno de los seis contra quienes se libró orden de aprehensión por estar involucrados en un desvío de mil 100 millones de pesos y enfrentó denuncias por peculado y uso indebido de atribuciones y facultades en el ejercicio del servicio público. No le hicieron nada -hasta ahora- porque ya sabemos cómo se las gastan las leyes mexicanas. Vamos a ver qué pasa con las leyes de la 4T.

CAJÓN DE SASTRE

De última hora, mi informante en la STPS me dice -al enterarse de mis cuestionamientos- “usted no se preocupe, va pa’l bote Romero Deschamps con todo y sus pandillas”.

“¿Pero cuándo?”, pregunta la irreverente e impaciente de mi Gaby y yo la dejo con la duda, hasta una de mis siguientes entregas.

 

placido.garza@gmail.com