Anexos de 'Papa Polo', sucursal del infierno en Saltillo, Coahuila

Saltillo
/ 16 julio 2021

Más familiares de internos se sumaron a las denucnias contra 'Papá Polo' por presuntos abusos dentro de sus instalaciones. Torturas, golpizas y violaciones son las quejas constantes de los testigos

Coahuila.- Perturbados, resentidos, enojados. Antes de eso, el personal a cargo de los jóvenes internos en el Anexo de “Papá Polo”mostró cordialidad durante cada visita a los familiares de los internos.

Les advirtieron que un síntoma natural o de probable recaída era pedir que los sacaran para consumir cristal o marihuana en cuanto regresaran a casa, pero que sus hijos “estaban en buenas manos” siendo atendidos con un trato humanitario.

Se referían a la tortura, golpizas y violaciones de los que eran víctimas como escarmiento a su adicción, premiados con salidas espontáneasy celulares cuando callaban los abusos de los que fueron testigos en el Anexo.

Mientras su padres pagaban cuotas de mil 200 pesos o más en caso de ser foráneos, quienes ahora desconfían de cualquier otro Anexo que asegure la sanación y rehabilitación de sus hijos, agotando las opciones de recuperarse. 

Familiares de un joven interno relataron que en las visitas,se percataban de reuniones simuladas donde los jóvenes participaban poco,hablaban casi nada, donde además el personal los convencía de ignorar las súplicas de los internos por sacarlos del Anexo.

“Cada vez que asistíamos se sentía un ambiente preparado,como de querer dar una imagen a los visitantes, mucha amabilidad, cordialidad,pero se sentía un ambiente falso, mediado, preparado”, comentaron. 

Otra cosa es que de la nada les permitían usar redes sociales, agregaron, les permitían salir del Anexo a hacer compras pero sin que fuéramos avisados, nos dimos cuenta en una ocasión en la que llegamos y no se encontraba en el Anexo, relató la familia, considerando que nada de eso tendría que ser permitido.

Así como las responsabilidades que adquirían siendo aún menores de edad y permaneciendo en el Anexo como internos y no colaboradores o trabajadores de limpieza, sin embargo, tareas como esas o castigos corporales son normalizados.

“Lo vimos un momento y nos comentó que él no veía nada raro,que si los castigaban pero que no sabía de las violaciones, sabemos que con el simple hecho de que les peguen eso está mal pero parece que para ellos es algo normal”,comentaron los familiares. 

 

Quienes esperan la entrega del adolescente trasladado al albergue del DIF, pues al ser foráneos, en cuanto recibieron la llamada de lo que ocurría, debían trasladarse desde el municipio de Múzquiz.

“Recibimos la llamada de PRONNIF, nos pasaron muchas cosas por la cabeza, la incertidumbre fue mucha, hasta llegábamos a pensar que podía estar involucrado en algún ilícito, cuando amigos compartieron la noticia de lo que ocurría temimos que fuera víctima de tortura o abuso sexual”, lamentaron los familiares.

Hoy los familiares de los jóvenes internos no saben qué sigue, antes de llegar ahí acudieron al DIF Municipal y Estatal, al CESAME, a los Centros de Atención Integral Familiar sin que nadie pudiera brindar más que una terapia a distancia. Ninguno ofrecía internamiento, o una rehabilitación integral, aseguran.

Este joven permanece en PRONNIF, continúan las entrevistas con psicología y ante las autoridades que toman la declaración, detallando el trato que recibió por más de 6 meses internos en lo que consideran “una sucursal del infierno que mostraron como un lugar de paz”. 

“Fue una situación lamentable, se acudió a ese lugar con la esperanza de que se recuperara, enfrentara una adicción con personas capacitadas, incluso en la distancia, siendo se buscará que siga con un tratamiento”, agregó la familia del joven.