Fotos: Héctor García/Vanguardia
María Eugenia Alvarado
El objetivo de la marcha fue hacer evidente el desacuerdo con la reciente aprobación del matrimonio igualitario en Coahuila y pedir al creador que cambie a Coahuila y a México respecto a la aceptación de este nuevo modelo familiar homosexual
Saltillo.- La Asociación Cristo Vive se hizo presente en la marcha de hoy, cuyo lema Rescatando la Familia apoya el matrimonio tradicional entre un hombre y una mujer y rechaza la aplicación de la familia y matrimonio homoparental.

El objetivo de la marcha fue hacer evidente el desacuerdo con la reciente aprobación del matrimonio igualitario en Coahuila y pedir al creador que cambie a Coahuila y a México respecto a la aceptación de este nuevo modelo familiar homosexual.

El abogado Eduardo Pacheco, quien se identificó como un ciudadano que busca defender el papel tradicional de la familia en Coahuila, reconoció que es creyente cristiano y que el movimiento fue una visión que tuvo el pastor Carlos Pacheco.

Sin embargo dijo que el movimiento busca motivar las conciencias de los legisladores y del propio gobernador, quien tendrá que decidir a quién quiere gobernar.

Para que el gobernador decida si quiere gobernar para un grupo de 200 o 500 no sé cuántos sean o los que están saliendo porque ahorita están saliendo muchas personas con ese pensamiento o quiere gobernar para un pueblo, cuando hoy dos grupos que buscan lo antagónico la conciliación es muy difícil, expresó.

También en entrevista el pastor que encabeza Cristo Vive con sede en Saltillo, Carlos Pacheco, señaló que con la marcha desean decirle a Saltillo que lo correcto y aprobado ante Dios es la familia entre un hombre y una mujer y lo demás es atacar a la familia.

Creemos en modelo establecido socialmente aprobado y correcto que compone la sociedad, la familia normal y sana son matrimonios sanos civilmente aprobados en las escrituras, es un hombre y mujer que procrean hijos, si nosotros atacamos directamente a la familia estamos atacando a la sociedad, expresó.

Bajo consignas de Cristo Vive y pancartas, lonas y carros alegóricos con personas vestidas de novia y novio, los también creyentes cristianos marcharon por las calles de la zona Centro, partiendo primero de la esquina de Avenida Universidad y Bulevar Venustiano Carranza hasta recorrer la calle de Allende, proseguir por Victoria y llegar finalmente a la Alameda Zaragoza.

Extraoficialmente se manejó la cifra de 6 mil participantes, incluso uno de los jóvenes de logística de la asociación dijo que era dicha cantidad pero aún falta la cifra definitiva.

Sin embargo, René de la Garza dijo que la cifra de personas que marcharon fue de 8 a 12 mil, además de que el movimiento ciudadano se desarrolló sin ningún contratiempo y con saldo blanco, no hubo enfrentamientos ni violencia.