Vestidas de negro, integrantes de una caravana que partió hace trece días desde el DF arribaron a Ciudad Juárez, para exigir el esclarecimiento de las muertes de cientos de jóvenes, en lo que llaman 'Éxodo por la vida'
Unas 50 mujeres vestidas de negro, integrantes de una caravana que partió hace trece días de la capital mexicana, llegaron a Ciudad Juárez, para exigir el esclarecimiento de las muertes de cientos de jóvenes que han sido asesinadas desde 1993.

Las manifestantes, que llamaron a su protesta "Éxodo por la vida", llegaron al cementerio clandestino del campo algodonero donde fueron encontrados los cuerpos de ocho mujeres en el 2001.Ahí las madres de las jóvenes asesinadas y representantes de organizaciones sociales del estado de Chihuahua, al que pertenece Ciudad
Juárez, concluyeron con la "ruta por el éxodo por la vida de las mujeres", que tiene como finalidad crear conciencia sobre la violencia contra las mujeres en todo el país.

Las mujeres, que lucieron vestidos negros y sombreros rosas, colocaron ofrendas florales al pie de las cruces donde fueron localizados los cuerpos de las ocho jóvenes.

También colocaron una campana de 85 kilos, elaborada con llaves colectadas por organizaciones feministas.
La caravana en automóviles partió el 10 de noviembre en el Zócalo de la ciudad de México, la plaza pública más grande del país, y llegó este lunes a Juárez, ciudad fronteriza con la estadounidense El Paso (Texas).

En la manifestación en Ciudad Juárez las "mujeres de negro" lamentaron la muerte el domingo pasado de la activista mexicana Irma Campos, quien era una de las organizadoras de esta marcha y se disponía llegar al campo algodonero, pero un cáncer le impidió continuar la marcha.Según la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), desde 1993 han sido asesinadas en Ciudad
Juárez más de 504 mujeres; asimismo, de acuerdo con datos del Congreso, de 1999 a 2005 fueron asesinadas en el país 6.000 mujeres.

Ciudad Juárez es la urbe más violenta del país, donde el crimen organizado, principalmente los carteles de la droga, han desatado una guerra entre ellos y contra las fuerzas federales.