Polvo del Sahara ya llegó a Yucatán

Nacional
/ 13 julio 2021

Desde el fin de semana se observaron las primeras manifestaciones de la llegada del polvo del Sahara, pero se espera que los efectos se aprecien con mayor intensidad a partir del 14 de julio

En Yucatán empiezan a verse los efectos de la llegada del polvo del Sahara, que en México dejará días brumosos y atardeceres más rojizos en las próximas semanas.

Los meteorólogos explicaron que los vientos alisios levantan el polvo de África occidental y los transportan con dirección al continente americano. Éste es un fenómeno que se registra cada año y tiene lugar entre junio y agosto.

Juan Vázquez, meteorólogo, lo explicó de la siguiente manera:

“Los vientos alisios levantan el polvo de África occidental y lo transportan hacia la zona oeste, hacia el Atlántico, hacia el continente americano; por lo general inicia en el mes de junio y termina a principios de agosto”.

Desde el fin de semana se observaron las primeras manifestaciones de la llegada del polvo del Sahara, pero se espera que los efectos se aprecien con mayor intensidad a partir del 14 de julio.

El desierto del Sahara, en África, es uno de los más extensos del mundo. Desde ahí, año con año, miles de partículas de polvo inician un viaje hacia el Atlántico.

$!Polvo del Sahara ya llegó a Yucatán

Polvo del Sahara disminuye la formación de ciclones

El polvo del Sahara en México se puede observar a lo largo del Golfo y el Mar Caribe; una de las características principales es que puede disminuir la probabilidad de formación de ciclones cuando las partículas de polvo se encuentran en el aire.

“El polvo del Sahara también le roba humedad a las nubes y cae poca lluvia; (pero) lo principal es que le roba humedad a los ciclones, por lo tanto la formación de éstos baja drásticamente cuando está presente el polvo del Sahara, que, inclusive, puede desbaratar un ciclón tropical”, dijo el experto.

La masa de polvo se extiende verticalmente entre mil 500 y 6 mil metros de altura y, de acuerdo con los expertos, estas partículas no representan peligro significativo para la población.