La esquizofrenia es un padecimiento mental que forzosamente requiere de medicamentos para su tratamiento. Foto: El periódico de la farmacia
En el mundo aproximadamente 1 % de la población la padece, pero uno de los principales problemas es que los pacientes no suelen estar conscientes de tenerla, y por ello, existe un retraso en la atención de hasta dos años.

La esquizofrenia es un padecimiento mental que forzosamente requiere de medicamentos para su tratamiento. Sin embargo, hasta el 89 % de los pacientes no cumplen correctamente con el tratamiento y ello lleva a recaídas graves, dijo este viernes un experto.

"Desafortunadamente, muchos pacientes cuando se sienten bien dejan los medicamentos, lo que lleva a que los síntomas regresen, en muchas ocasiones, agravados", señaló a Efe Rául Iván Escamilla, miembro del Sistema Nacional de Investigadores en México.

El doctor explicó que este es un trastorno que produce ideas delirantes, "lo que hace que el paciente se desconecte de la realidad y tenga percepciones de cosas que no existen".

En el mundo, prosiguió, aproximadamente 1 % de la población la padece, pero uno de los principales problemas es que los pacientes no suelen estar conscientes de tenerla, y por ello, existe un retraso en la atención de hasta dos años.

En el mundo aproximadamente 1 % de la población la padece, pero uno de los principales problemas es que los pacientes no suelen estar conscientes de tenerla, y por ello, existe un retraso en la atención de hasta dos años. Foto: Comunicar salud

"Muchos llegan a la atención cuando ya tienen síntomas graves, y se tienen que internar, por ello es necesario el diagnóstico oportuno", dijo.

El especialista abundó que entre los principales síntomas que presentan las personas con este padecimiento está la desorganización de pensamiento y las dificultades para comunicarse, y se aíslan del contacto familiar.

También suelen presentar pérdida de interés para desarrollar actividades, descuido en su imagen y disminuye su funcionamiento social. "Es una de las causas más discapacitantes por enfermedad mental", aseveró Escamilla.

Aunque la esquizofrenia no tiene cura, sí se puede controlar con medicación. El tratamiento, principalmente, está basado en fármacos orales, conocidos como antipsicóticos, los cuales deben tener concentraciones estables para mantener controlados los síntomas.

Aunque la esquizofrenia no tiene cura, sí se puede controlar con medicación. El tratamiento, principalmente, está basado en fármacos orales, conocidos como antipsicóticos. Foto: Tiposde.com

Sin embargo, el también miembro de la Sociedad Internacional de Investigación en Esquizofrenia, señaló que muchas veces la adherencia al tratamiento no es la ideal en estos pacientes ya que muchos olvidan tomar sus pastillas o simplemente las dejan cuando se sienten mejor.

"Esa es la principal causa por la que el paciente recae", afirmó el doctor, quien expuso que el 89 % de los pacientes no cumple a rajatabla con el tratamiento.

La esquizofrenia no tiene una causa conocida, aunque se sabe que en su base tiene un componente biológico.

No obstante, la exposición a lo largo de la vida a situaciones estresantes ya sea sociales, familiares o laborales, traumas o exposición a sustancias nocivas pueden desencadenar o acelerar la presencia de este trastorno.

"Aunque no es precisamente hereditario, se sabe que si una persona en la familia la padece, puede haber otro familiar que la desarrolle y entre más cercana sea la línea -mamá, papá, hermanos- es más factible que aparezca", recordó.

Una de sus principales características es que se trata de una enfermedad neurodegenerativa que afecta a personas jóvenes.

Lo normal es que el primer episodio ocurra entre los 18 y los 25 años.

Para diagnosticar esta enfermedad se requiere una evaluación por parte de personal especializado, que debe analizar diversos criterios clínicos y conocer al paciente.

Sin embargo, Escamilla reconoce que todavía muchos pacientes llegan tardíamente al diagnóstico, principalmente porque no es fácil que se den cuenta de los síntomas, ya que para ellos las alucinaciones y sus ideas delirantes son su realidad.

El problema es que, de no tratarse, la esquizofrenia puede generar problemas en todas las áreas de la vida de una persona.

Escamilla explicó que estas personas pueden sufrir depresión, ideas suicidas, autolesionarse, consumir alcohol, drogas o tabaco de manera abusiva, además de tener problemas para ir a trabajar o a la escuela, lo que provoca un aislamiento social.

Actualmente, existe una alternativa terapéutica de acción prolongada la cual es un antipsicótico inyectable de aplicación trimestral, lo que ayuda a que el paciente tenga una mejor adherencia al tratamiento.

"Se libera poco a poco y con ello podemos asegurarnos de que el paciente esté tomando la dosis adecuada, controla los síntomas y se logra disminuir el número de recaídas", detalló.

Sin embargo, el experto aseguró que lo más importante es el diagnóstico y tratamiento oportuno, pues con ello los pacientes tienen más oportunidades de llevar una vida productiva e integrarse a la sociedad.