Desde la explosión de Pasta de Conchos en febrero del 2006, se registró una centena de accidentes y trabajadores fallecidos en minas

Región Carbonífera, Coahuila.- Al darse a conocer que el Gobierno Federal inició 11 procedimientos administrativos por la extracción ilegal del carbón, la dirigente de la Organización Familia Pasta de Conchos, Cristina Auerbach Benavides, declaró que las autoridades tienen mucho trabajo por hacer porque el 60 por ciento de la minería en Coahuila opera en la ilegalidad.

La activista informó que desde la explosión de Pasta de Conchos en febrero del 2006, se registró una centena de accidentes y trabajadores fallecidos en minas clandestinas, ilegales y pozos de carbón.

Las negligencias se demostraron a través de la organización Pasta de Conchos ante las autoridades competentes, pero hasta la fecha no hay sanciones y pocos procedimientos penales.

El delegado del Gobierno Federal, Reyes Flores Hurtado, mencionó que tras una serie de operativos contra minas clandestinas en la región carbonífera de Coahuila, se iniciaron 11 procedimientos administrativos por la extracción ilegal de carbón, de los cuales 10 perdían ser llevados por la vía penal.

Al respecto, Auerbach comentó: “Ese es un reclamo de la Familia Pasta de Conchos desde la explosión, nosotros celebramos que estén tomando estas medidas porque era un tema pendiente en la región, el 60 por ciento de la minería en Coahuila tiene irregularidades, es muy grave”.

Indicó que hay minas clandestinas que no cuentan con ningún permiso de operación, pero hay otras que son ilegales porque aunque tienen una concesión y el manifiesto de impacto ambiental están restringidas por la Secretaría del Trabajo.

También dijo que han documentado varios casos de concesionarios que venden a la Promotora para el Desarrollo Minero de Coahuila (PRODEMI) pero no tienen minas.

“De las 60 empresas que estaban enlistadas en unas hojas que nos entregaron, más de la mitad ni siquiera tenían minas y vendían a PRODEMI, muchas de estas empresas son de amigos, de políticos y entonces PRODEMI compra el carbón que se extrae de las minas clandestinas y se lo vende a la CFE, eso es lo perverso del sistema”, expuso.

Cristina Auerbach declaró que hay muchos casos que investigar por lo que espera que el Gobierno Federal siga trabajando en este tema y aplique las sanciones correspondientes para terminar con la corrupción y evitar más muertes de mineros.