Manifestantes piden la presencia del delegado estatal y los directivos estatales del IMSS

Al tener tres años y seis meses de estar esperando que el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) les otorgue su pensión parcial permanente, adultos mayores de Monclova se manifestaron al exterior de la clínica 7 e iniciaron una huelga de hambre que continuará en la delegación del Instituto en Saltillo si no se obtiene una respuesta. 

Antonio Martínez Alvarado Presidente  de la Organización No Gubernamental “Los Derechos Humanos” fue quien encabezó el movimiento donde resultan afectados cerca de 180 personas.

Detalló ante los medios de información que se exige al IMSS que originen las pensiones de los demandantes y con sus cotizaciones correspondientes. 

La huelga de hambre fue la única opción que quedó luego de que ya han tenido dos reuniones con el delegado estatal del IMSS Leopoldo Santillan  Arreygue y no les ha dado una solución. 

“Prometió que sus subordinados chocarían si tenían derecho a una incapacidad permanente y se les iba a otorgar su pensión pero hasta ahorita no se les ha otorgado nada”.

Dijo van a estar tres días en huelga de hambre para que acuda el delegado estatal y los directivos estatales del IMSS y  les informen porque no se les ha otorgado su pensión.

“Tres años y medio y no hay resuelto nada, son cerca de 180 persona/ afectadas”

Afirmó que si demandan esta pensión es porque los diagnósticos médicos indican que mantienen una disminución orgánica funcional, el IMSS justifica que es una enfermedad no profesional.

Destacó que no solo son las parciales, si no qué hay muchos pensionados por cesantía  que no han recibido el subsidio al haber tenido más de 500 cotizadas como lo indica la Ley del Seguro Social.

“En el artículo 167 de la Ley del Seguro Social  dice que después de 500 semanas cotizadas hay un excedente, hay un subsidio que tienen que pagar, hay compañeros que tienen mil, hasta mil 800 semanas cotizadas y nada más los están reajustando con 500 semanas”.

Dijo se pedirá un retroactivo sobre después de las 500 semanas cotizadas y otros artículos transitorios que les podrían beneficiar.

Expuso que en su caso le cotizaron  su terminación de se cesantía con 60 pesos cuando en realidad su salario era de 400 pesos diarios como supervisor de una empresa.

“Nosotros todos los compañeros que estamos dentro con pensión de cesantía, estuviéramos mínimo sin temor a equivocarme hasta 10 mil pesos por más, hay compañeros que están sacando mil 800 pesos”.

Finalmente reconoció que ponen en riesgo de salud por la huelga de hambre pero prefieren morir en el movimiento que dejar a su familia desamparada.

Al momento hay cerca de 8 personas en esta misma situación que ya han fallecido en la espera de recibir su pensión.