Archivo
“Los padres de familia confiaban mucho en el coach de la delegación saltillense, tan es así que le confiaban a sus hijos ciegamente, sin imaginarse la cercanía que tenía con ‘sus muchachas’, como las llamaba

A más de una semana de que fuera destapado un escándalo sexual en el Estadio Olímpico y cuyo protagonista principal es el entrenador de atletas de alto rendimiento identificado como Martín “N”, surgen nuevos testimonios en contra del acusado.

“Desde aquella época (1996) se veían situaciones irregulares entre el señalado por abuso sexual y sus alumnas, niñas desde los 11 años que iniciaban su carrera con él”, dijo una fuente anónima que asegura acompañó a Martín “N” a varias competencias regionales y nacionales.

 

“Para cada viaje en donde interviene el Instituto Estatal del Deporte, los padres de familia firman una responsiva, pues el entrenador se convierte en tutor y vigilante de cada menor, y fue durante estos viajes en donde, pues uno veía ahí cosas que no eran bien vistas por todo el equipo de entrenadores, tenía muchos acercamientos con las atletas, pero también veíamos que los papás se lo permitían”, asegura quien también trabajara como entrenador en el Olímpico.

“Los padres de familia confiaban mucho en el coach de la delegación saltillense, tan es así que le confiaban a sus hijos ciegamente, sin imaginarse la cercanía que tenia con ‘sus muchachas’, como las llamaba.

 

“Se pasaba de la línea, siempre hay una línea que no se puede traspasar (con los jóvenes) aún y cuando el papá lo permita, siempre es mejor que los papás estén ahí… no se vayan a prestar a otras cosas… No solo lo veía yo, sino compañeros de varias partes, veíamos cosas que estaban mal… se los dijimos a directivos porque no nos parecía eso, pero de una u otra forma lo cubrían (a Martín)”, asegura la fuente.

Este experto en atletismo lamentó que toda la plantilla de entrenadores del Estado sufra las consecuencias del acusado de abuso sexual, pues aseguró que después de la publicación de VANGUARDIA, los padres y madres dudan en dejar libremente a sus hijos.