Foto: Especial
Dicha cantidad representa el 10% de los financiamientos otorgados por la banca a las familias y empresas afectadas por la pandemia

CIUDAD DE MÉXICO.- El presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), Juan Pablo Graf, reveló que los créditos incobrables de los bancos por los efectos del covid-19 ascendieron a 107 mil millones de pesos.
    
Al participar en la inauguración de la 84 Convención Bancaria, Graf detalló que dicha cantidad representa el 10% de los financiamientos otorgados por la banca a las familias y empresas afectadas por la pandemia.

De hecho, informó que el efecto en el Índice de Morosidad (Imor) de los créditos amparados en los criterios contables especiales que no pudieron seguirse pagando, comenzó a resentirse gradualmente a partir de noviembre del año pasado.

En noviembre el Imor de dichos créditos registró un nivel de 1.4%, sin embargo, en enero de 2021 la tasa se elevó a 5.3%.

“Este último dato se explica por el impacto de los créditos que despertaron en octubre y que no pudieron acreditar el pago sostenido en los siguientes tres meses. Particularmente destaca el despertar de los créditos al consumo que se acogieron al programa, cuyo índice de morosidad a enero de este año fue de 12%, en tanto que el de la cartera comercial fue de 3.4% y para la cartera de vivienda, que ha sido más resiliente, 2.8%”, abundó.

De acuerdo con el representante del órgano regulador del sistema bancario, dicho comportamiento de la cartera se convirtió en el principal elemento que impulsó el alza del Imor del total de la cartera de la banca, que pasó de 2.1% al cierre del tercer trimestre a 2.7% en enero.

Graf precisó que se han realizado alrededor de 7 millones de reestructuras de créditos por un monto de 210 mil millones de pesos, de los cuales 53% se beneficiaron de los créditos que previamente habían requerido criterios contables especiales.

El presidente de la CNBV señaló que en enero de este año el monto de los créditos que se acogieron a los criterios contables se ubicó en 890 mil millones de pesos.

El 83% permanece vigente sin que hubiera requerido algún tipo de apoyo; 12% fueron reestructurados y también se mantienen vigentes, gracias a la revisión de las condiciones contractuales que incluyen disminuciones en los pagos periódicos, y el 5.0% se encuentra vencido, ya que finalmente no pudieron seguir pagando.

Para Juan Pablo Graf, la fortaleza de la banca permitió hacer frente a las pérdidas, dado que las reservas crediticias totales aumentaron en 52 mil millones de pesos en relación con el año anterior.

“Para incentivar la creación de reservas crediticias, las autoridades permitieron que un monto mayor de dichas reservas sea reconocido como parte del capital complementario; además, de abril a diciembre del año pasado los bancos gastaron más de 100 mil millones de pesos en quebrantar cartera no viable”, agregó. 

Lo anterior hubiera tenido un impacto importante en la solvencia de la banca, sin embargo –apuntó--, los bancos siguieron la recomendación de las autoridades de no repartir dividendos a partir de marzo. 

De esta forma, los dividendos totales pagados disminuyeron en cerca de 100 mil millones de pesos en 2020, comparados con el año previo.

Según la CNBV, la recomendación tiene dos objetivos: preservar sus recursos para estar en mejor posición de absorber potenciales pérdidas como resultado de pandemia y, en segundo lugar, contar con mayor disponibilidad de recursos para otorgar crédito.