Efecto. A decir de Jóvenes Prevenidos, el Tenofovir empeoraría un cuadro depresivo.ESPECIAL
Dichos medicamentos pueden ocasionar efectos secundarios tales como la depresión, ansiedad, dificultad para conciliar el sueño o permanecer dormido”, explicó el activista

Coahuilenses con VIH denunciaron de forma anónima la atención que reciben en los Centros Ambulatorios para la Prevención y Atención de Sida e Infecciones de Transmisión Sexual (CAPASITS) al ser recetados fármacos con sustancias depresivas, sin que accedan a atención psicológica.

“Hay personas con intentos de suicidio, cuadros de depresión severa y desesperación que no reciben ningún tipo de apoyo psicológico; medicamentos como Tenofovir o Raltegravir pueden provocar el empeoramiento temporal de una depresión preexistente. Consideramos que es también parte del bajo presupuesto para adquirir fármacos tan agresivos”, comentó Carlos Llamas, representante de Jóvenes Prevenidos, A.C.

 

Dichos medicamentos pueden ocasionar efectos secundarios tales como la depresión, ansiedad, dificultad para conciliar el sueño o permanecer dormido”, explicó el activista.

Llamas señaló que aunque Coahuila registra 33 nuevos contagios del Virus de la Inmunodeficiencia Humana hasta la semana 46 de 2020 según el Boletín Epidemiológico del Sistema Nacional de Vigilancia, la atención y oferta de pruebas también disminuyó.

“Llegamos a otro día mundial de la lucha contra el VIH y Sida, sin que se otorgue la atención que se debe, donde la salud mental se agrava, adicional al virus que enfrentan y lo propensos que pueden ser ante el coronavirus”, expresó Carlos Llamas.