Ubicación. El Centro de Transferencia se construye frente a la entrada del ejido Mesón del Norte, en Ramos Arizpe. Foto: Vanguardia/Luis Salcedo
El lugar sólo cuenta con dos de los seis que se requieren para su funcionamiento, afirma el activista Carlos Álvarez Flores

El Centro de Transferencia y Acopio de Residuos Tóxicos y no Tóxicos ubicado en Ramos Arizpe, contaría solamente con dos permisos de los seis con los que debería tener en total para su operación en el tramo de la carretera Saltillo-Monclova, señaló el activista Carlos Álvarez Flores.

El presidente de “México, Comunicación y Ambiente, A.C.”, detalló que pese a que este espacio cuenta con la autorización de impacto ambiental y el permiso de uso de suelo, faltan al menos cuatro autorizaciones más, de lo contrario no podrá operar.

Álvarez Flores destacó que el objetivo de tratar los residuos peligrosos, que sería lo que haría este centro, es que sean sometidos a un análisis químico para identificar material peligroso para lo que el sitio ubicado a unos metros del ejido Mesón del Norte, no tiene permiso.

“En este caso se requiere de otra autorización que es de la dirección general para la gestión Integral de Materiales y Actividades Riesgosas, ese permiso lo emite la Semarnat. Una vez que se analiza el residuo y ya se sabe bien qué es, entonces se procede a darle un tratamiento, pero ese tratamiento y esa tecnología tiene que estar aprobada por la dirección, yo ya consulté con ellos y no hay ninguna autorización de la dirección para ese sitio”, sostuvo.

 

De igual manera, el activista enfatizó que en caso de que el centro de transferencia recibiera residuos de hidrocarburos estaría en la obligación normativa de solicitar una autorización a la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y Protección Ambiental, siempre y cuando quieran recibir residuos del sector hidrocarburos, como Pemex.

Por otro lado, aseveró que al haber corteza vegetal, para su desmonte tuvo que obtener permiso del Gobierno del Estado.

En total serían por lo menos seis autorizaciones en total que requiere para su operación, de las cuales solo tiene dos, afirmó.

La ‘filial’

El Centro de Transferencia se ubicará en el kilómetro 17 de la carretera 57 Saltillo-Monclova.

Según activista, el lugar únicamente cuenta con los permisos de impacto ambiental y uso de suelo.

Carece de permiso para el manejo de residuos peligrosos.

Deberá, asimismo, contar con permiso especial para la recepción de hidrocarburos.