Kia New Rio Sedan. Foto: Especial
Aseguró que hay un rezago de 20 años de los gobiernos latinoamericanos respecto a las regulaciones europeas y estadunidenses sobre seguridad en los vehículos

Ciudad de México. Automóviles que están siendo introducidos en países de América Latina, incluido México, mostraron “pobres resultados” en cuestión de seguridad para el conductor y los ocupantes, denunció el Programa de Evaluación de Autos Nuevos para América Latina y el Caribe (Latin NCAP), el cual lleva a cabo de manera independiente pruebas de choque de vehículos para evaluar su seguridad desde el año 2010.

La escala de calificación adoptada por Latin NCAP es de 5 estrellas y de la cuarta evaluación que realiza en este año informó que se obtuvo “un resultado decepcionante de cero estrellas para la versión para pasajeros del Chevrolet N300, apenas una estrella para el Fiat Mobi y dos estrellas para el Kia New Rio Sedan”.

Ninguno de estos autos cuenta con bolsas de aire laterales lo que limita la seguridad que ofrece a los conductores y pasajeros, particularmente niños. Alejandro Furas, Secretario General de Latin NCAP dijo que a 7 años de que la Organización de Naciones Unidas (ONU) declaró la Década de Acción para la Seguridad Vial “ningún país de América Latina todavía cuente con regulación efectiva deprotección contra impactos laterales obligatorios y sobre el control electrónico de estabilidad”, conocido como ESC y el cual actúa frenando individualmente las ruedas en situaciones de riesgo para evitar derrapes.

Aseguró que hay un rezago de 20 años de los gobiernos latinoamericanos respecto a las regulaciones europeas y estadunidenses sobre seguridad en los vehículos. Dentro de los gobiernos, acusó, una parte están dispuestos a mejorar pero “otras partes firman las decisiones están influenciadas por el lobby de la industria para retrasar o bloquear las regulaciones. Eso debe terminar... Es hora de que los gobiernos tengan una cooperación más activa con Latin NCAP y hacer obligatorias pruebas de choque sin que las estrellas sean una limitante para vender los vehículos".

Las pruebas

“La falta de bolsas de aire y la estructura inestable explican el alto riesgo de lesiones registrado. La protección de los ocupantes niños también resultó pobre, el vehículo contaba con cinturones de seguridad de dos puntas en dos de los tres asientos de la segunda fila (donde se instalan las sillas de niños), no cuenta con anclajes ISOFIX y carece totalmente de instrucciones sobre la instalación adecuada de los Sistemas de Retención Infantil (SRI)”, detalló la organización.

Además se realizó una prueba de impacto lateral a petición del fabricante y ello reveló que hay una protección marginal para el tórax adulto ya que las dos puertas laterales del lado impactado se abrieron durante la prueba de choque.

En cuanto al Fiat Mobi, fabricado en Brasil, la calificación fue de una estrella para protección de ocupante adulto y dos estrellas para protección de ocupante infantil. Este vehículo ofreció protección marginal al pecho de los adultos en la prueba de impacto frontal, estructura estable en choque frontal pero una protección pobre para el pecho del conductor cuando hay impacto lateral porque tiene mal desempeño estructural y carece de bolsas de aire laterales.

Además, la puerta trasera se abrió durante la prueba de choque lateral con lo que se expone a los ocupantes a potenciales riesgos y no tienecinturones de seguridad de 3 puntos en todas las posiciones de asientos, Tampoco cuenta con anclajes ISOFIX estándar lo que limita la instalación adecuada de los sistemas de retención infantil.
Del Kia New Rio Sedan que se produce en México, Latin NCAP indicó que obtuvo dos estrellas para protección de ocupante de adulto y dos estrellas para protección de ocupante infantil. El vehículo cuenta con una bolsa de aire para conductor como estándar y la estructura fue estable durante el choque frontal y mostró buen desempeño en el impacto lateral.

No obstante, advirtió que la falta de bolsas de aire laterales “limitó su capacidad para ofrecer una mejor protección”. Destacó que este auto de Kia no cuenta con frenos ABS ni control electrónico de estabilidad como equipamiento estándar, “lo que sorprende ya que es un nuevo modelo de un segmento muy competitivo que en otros mercados ofrece ESC, más bolsas de aire y aún más seguridad”. A ello se agrega la falta de anclajes ISOFIX y de cinturones de 3 puntos en todas las posiciones de asiento. Explicó que los problemas en instalación de SRI e instrucciones de instalación limitadas para los SRI explican las dos estrellas de calificación que tuvo en cuanto a la protección del niño.

El presidente de la comisión directiva de Latin NCAP, Ricardo Morales Rubio señaló que preocupa que aun en el año 2017 y próximos a finalizar la Década de Acción para la Seguridad Vial, los gobiernos latinoamericanos “continúen indiferentes a la problemática que implica una legislación nacional débil o la falta de ella”. Los consumidores deben contar con vehículos más seguros pero también con información objetiva sobre los niveles y condiciones de seguridad de los vehículos en los cuales se realizan elevadas inversiones, puntualizó.