Abstinencia. Las ventas de carnes rojas en las carnicerías del Mercado Juárez disminuyen drásticamente en Cuaresma y Semana Santa. Foto: Vanguardia/Mayra Franco
Consumidores prefieren comida de Cuaresma

Hasta en un 50 por ciento disminuye la venta de carne roja en las carnicerías del Mercado Juárez durante la temporada de Cuaresma y de Semana Santa, pero no así los precios, porque se encarece el kilogramo de este alimento básico.

Los hermanos Pedro Julio y Francisco Esteban Galaviz Alonso señalaron que en la temporada de Cuaresma y Semana Santa baja el consumo de las carnes rojas, porque la gente sigue la tradición de preparar productos del mar, aunque en ocasiones también aumenta el precio de los mismos y no están al alcance del público consumidor.

Al disminuir la venta de carnes rojas —dicen—, las carnicerías del Mercado Juárez en ocasiones solo trabajan medio día, y donde de plano dejan de operar son el Jueves y Viernes Santos, pero el sábado regresan a la normalidad.

Los propietarios de la carnicería “Chespi”, Pedro y Esteban Galaviz Alonso, consideraron que baja la venta de carnes rojas en Cuaresma y Semana Santa, porque el público opta por la opción de adquirir y consumir las tortas de pescado seco, camarón molido, los tradicionales nopalitos, cabuches, abas, lentejas y orejones.

Pero al retomar el tema y con cuchillo y chaira en mano para cortar la carne que requieran los clientes, los hermanos Galaviz Alonso coincidieron en que pese a que disminuya hasta en un 50 por ciento la venta y consumo de carne roja les permite obtener los recursos económicos para seguir operando, aunque también bajan las utilidades, pero la van pasando con la esperanza de que vendrán tiempos mejores.

En cuanto a los precios, indicaron, que la carne de res en sus diversas variedades se cotiza entre los 75 pesos el kilo, la carne de puerco en 60 pesos, picadillo en 70 pesos el kilo, menudo con pata a 54 pesos, menudo con hueso a 52 pesos, higado y riñón 30 pesos, cabeza de puerco 30 pesos, asadura 25 pesos y machito 15 pesos.