Foto: Especial
La deuda de la paraestatal es de las menos atractivas para las Afore mexicanas, las cuales se caracterizan por invertir en papeles gubernamentales por considerar los más estables

Ciudad de México. Las Administradoras de Fondos para el Retiro (Afore) concentran 7.1 por ciento de la deuda de Petróleos Mexicanos (Pemex), es decir, 69 mil 688 millones de pesos de los 975 mil 952 millones que se encontraban en el mercado a septiembre del año pasado, de acuerdo con el reporte trimestral más reciente de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar).

Esos datos revelan que la deuda de la paraestatal es de las menos atractivas para las Afore mexicanas, las cuales se caracterizan por invertir en papeles gubernamentales por considerar los más estables –a enero pasado, 51.97 por ciento de inversiones de las 10 Afore se cuentan en ese rubro. Además, del segundo trimestre de 2018 al término de septiembre anterior, las inversiones en la petrolera cayeron mil 551 millones de pesos.

Al comparar con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), cuyo monto de deuda es menor en términos nominales (52 mil 825 millones), las Afore han apostado por concentrar 29 por ciento de papeles que emite esa entidad.

Además de otros instrumentos, como el financiamiento de infraestructura en el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores, el Fondo de Vivienda del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, así como para estados y municipios, se crearon fideicomisos de inversión, como el constituido para desarrollar el Nuevo Aeropuerto Internacional de México. Todos apoyados por el dinero de los trabajadores en más de 36.6 por ciento.

Sin embargo, el porcentaje de interés por la deuda petrolera ha ido a la baja. Desde que comenzó 2018, las inversiones de las Afore en deuda de la CFE para el mercado mexicano superaron a las de la petrolera. Eso no es inusual. Un episodio similar ocurrió de julio de 2012 a junio de 2013, en un contexto de cambio de administración federal y una reforma energética impulsada por ésta.

En 2016, la Junta de Gobierno de la Consar duplicó el límite de inversión en las empresas productivas del Estado (Petróleos Mexicanos y Comisión Federal de Electricidad) para llegar a un máximo de 10 por ciento del portafolio en cada empresa en cuatro de las cinco Sociedades de Inversión de Fondos para el Retiro (Siefore) en las que se invierten el dinero de los trabajadores.

Considerando que los proyectos del sector energético se ajustan al horizonte de inversión del sistema de pensiones, ya que típicamente son de largo plazo, además de que dicho sector ha estado subrepresentado en la cartera de inversión de las Siefore, se lee en documentos de la Consar.

A pesar de que ahora pueden adquirir el doble de deuda en las empresas productivas del Estado, en los pasados 10 años la inversión de las Afore en deuda de la petrolera ha pasado de 16.70 por ciento en 2009 al dato más reciente de 7.1 por ciento.