Foto: Especial
Ricardo Salinas Pliego de nuevo en la polémica, fue uno de los pocos empresarios en México que exhortó a sus empleados a seguir laborando a pesar de la pandemia

Ricardo Salinas Pliego, uno de los cinco hombres más ricos de México, fue uno de los pocos empresarios en México que exhortó a sus empleados a seguir acudiendo a sus trabajos a pesar de la pandemia de coronavirus.

“Están apanicándonos. Debemos olvidarnos de la ecuación equivocada (de) que virus es igual a muerte. No es cierto. Este virus no es de alta letalidad y para saberlo solo hay que ver las cifras. El dato del 4% de mortalidad (que da la OMS) está mal. Es en realidad del 0.4%... y la inmensa mayoría de los difuntos han sido gente muy mayor, de un promedio de 80 años”, dijo durante un discurso a sus ejecutivos que se repitió en los noticiarios de TV Azteca, su televisora.

Margara, una cajera de una sucursal del Banco Azteca de la ciudad de Guadalajara, fue al inicio de la epidemia con el gerente de la sucursal para pedirle que la dejara confinarse.

Tú eres libre de no venir –le respondió el gerente. –Pero si no vienes no se te puede pagar tu salario. Sería abandono del trabajo.

Margara no tuvo opción: o iba a trabajar o sus hijos no comían.

Foto: Especial

Dos meses después, la mamá de Margara enfermó de Covid-19. Una semana después, Margara también enfermó. Las dos fueron ingresadas a la Clínica del Seguro Social, aunque estaban encamadas en salas distintas.

A las dos semanas la madre murió asfixiada. Tendida en su cama de hospital, Margara se enteró de su fallecimiento cuando leyó en su celular los pésames de amigos y familiares. Una semana más tarde también murió.

Recientemente, otra mujer le reclamo al empresario el haber sido despedida de Fundación Azteca donde laboró por 18 años.

A través de redes sociales, la usuaria identificada como Gloria Riojas decidió enfrentar al magnate luego de que el dueño de Grupo Salinas tuiteara una publicación sobre la misión que tiene la empresa: la prosperidad incluyente.

Foto: Especial

Tras el posteo del magnate, Riojas escribió que durante casi 2 décadas hizo todo por la misión de Fundación Azteca; sin embargo, la despidieron de “zopetón” y en plena crisis sanitaria provocada por el virus SAS-CoV-2 que provoca la enfermedad de COVID-19.

Esto cayó mal en el ánimo del empresario quien es asesor del presidente Andrés Manuel López Obrador, y quien de inmediato respondió a través de Twitter que era una malagradecida y que, de haberlo sabido, la hubiese despedido antes.

En respuesta, Riojas dijo que fue feliz durante el tiempo que colaboró en la Fundación, pero no le parecía correcta la forma cómo había sido despedida.

En la misma red social, algunos internautas aseguran que la respuesta del empresario demuestra la falta de empatía y lo contradictorio de su primer tuit sobre la solidaridad e inclusión. Mientras otros le sacaron sus trapitos al sol respecto a la situación tan precaria en la que tiene a sus empleados.

Y es que durante la pandemia, los empleados de Grupo Salinas, que incluye: Tv Azteca, Elektra, Banco Azteca, Total Play, no solo han tenido que asumir la decisión de la directiva corporativa de seguir presentándose a laborar a sus centros de trabajo sino que enfrentan procesos de despido en los que, acusan, no se respetan sus derechos laborales.

El segundo hombre más rico de México decidió que su negocio no se detenía ni en medio del pico de la pandemia. Sus 70.000 trabajadores acuden a sus puestos de trabajo como si fuera de ahí el mundo no se hubiera detenido.

En mayo pasado, Ricardo Salinas Pliego, dio otra muestra más de su talante. Preguntó a sus “amigos en cuarentena” si una de sus opciones ante la probabilidad de que el COVID-19 no se extinga por sí solo es quedarse encerrados hasta que “se desapendejen” y decidan salir.

El 4 de septiembre de 2019, el diario estadounidense The Wall Street Journal publicó que un aliado del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, está vinculado con empresas en Europa que tienen acciones en Grupo Fertinal, relacionado con un caso de corrupción. Se trata de Ricardo Salinas Pliego, que pasó de ser el tercer al segundo hombre más rico del país.

“Un destacado aliado multimillonario del presidente de México tiene vínculos financieros con empresas que se beneficiaron de un acuerdo en el centro de un creciente escándalo de corrupción en el país”, señala Robbie Whelan en su investigación para el WSJ.

En 2016, bajo la dirección de Emilio Lozoya, Pemex adquirió Fertinal por USD 635 millones, con un sobreprecio de casi USD 200 millones, lo cual es investigado por la Fiscalía General de la República (FGR), en uno de los casos por los fue detenido y será sometido a proceso Lozoya Austin.