Rechazo. El obispo Raúl Vera afirma que no se está satanizando al fracking. Foto: Vanguardia/Omar Saucedo
Raúl Vera dijo que es una 'cosa salvaje que está prohibida en muchas naciones'

Al preguntarle al obispo Raúl Vera sobre si es que se estaba satanizando el fracking, lo negó y tachó como una salvajada.

En días anteriores el gobernador Miguel Ángel Riquelme pidió no satanizar este tipo de proceso y afirmó que los daños al medio ambiente no serían tan graves.

Este día el obispo de la Diócesis de Saltillo estará en una reunión con el próximo equipo de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales en la Ciudad de México.

Señaló que mostrará las exigencias de los campesinos del desierto de Coahuila en torno a las operaciones del Centro Integral para el Manejo de Residuos Industriales (Cimari).

 

Sobre el fracking, afirmó que “es una salvajada”. “Para nada se está satanizando. Es una salvajada, es una cosa salvaje que está prohibida en muchas naciones”, respondió de forma enérgica.

Sobre los temas que llevará ante Semarnat, dijo que estará hablando sobre los campesinos que viven a los alrededores del Cimari.

“El tema que estaré llevando es el de los campesinos y expresamente el de estas personas, es el tema del Cimari, pero hay otros problemas en el Estado. Yo no me voy a quedar callado”, advierte. “El Cimari está en un lugar en donde hay agua en plena superficie y esa es otra salvajada”, añadió Vera.