Foto: Cuartoscuro
La canciller mexicana, quien –según la jefa de la diplomacia venezolana– “apoya acciones terroristas en Venezuela y olvida las terribles violaciones a los DDHH ocurridos en su país”.

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Delcy Rodríguez, canciller venezolana, arremetió contra su homóloga de México, Claudia Ruiz Massieu, por recibir en la sede de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) a Lilian Tintori Parra y Antonieta Mendoza, esposa y madre, respectivamente, de Leopoldo López, opositor al gobierno de Maduro encarcelado desde hace año y medio.

Ruiz Massieu “se hace eco de la campaña apátrida contra Venezuela, violando el Derecho Internacional que rige las relaciones internacionales”, afirmó Rodríguez en una primera publicación en su cuenta de Twitter.

Luego siguieron tres ráfagas sucesivas de publicaciones ofensivas contra la canciller mexicana, quien –según la jefa de la diplomacia venezolana– “apoya acciones terroristas en Venezuela y olvida las terribles violaciones a los DDHH ocurridos en su país”.

En una tercera publicación, Delcy Rodríguez sentenció: “Fliares (sic) de 43 normalistas desaparecidos en Méjico (sic) y los miles de encontrados en su búsqueda tendrán el mismo apoyo dla (sic) canciller?”. Finalmente, aseveró que Ruiz Massieu atendió “órdenes imperiales”.

Ante estas declaraciones, hacia las 21:00 horas la SRE no había emitido ninguna respuesta oficial a las publicaciones de Rodríguez.

Delcy Rodríguez. Foto: Especial

Pidiendo libertad

Para obtener la libertad de Leopoldo López, a quien las autoridades venezolanas encarcelaron en 2014 por liderar las protestas contra Nicolás Maduro, su esposa Lilian Tintori Parra viajó a México y pidió apoyo a la Virgen de Guadalupe, a Claudia Ruiz Massieu, así como a Manlio Fabio Beltrones, Agustín Basave y Ricardo Anaya, presidentes del PRI, PRD y PAN, respectivamente.

Acompañada por su suegra Antonieta Mendoza y los dos hijos que procreó con el líder del partido Voluntad Popular, Tintori acudió ayer a la Basílica de Guadalupe y le pidió “con el corazón a la Virgen de Guadalupe la libertad de Leopoldo” y de otros 78 presos políticos en Venezuela.

Desde que su esposo se entregó a la Guardia Nacional venezolana, el 18 de febrero de 2014, Tintori multiplica las apariciones para exigir su liberación y abogar por la amnistía de los presos del chavismo.

En septiembre pasado, la justicia condenó López a 13 años y 9 meses de cárcel por “instigación pública”, “daños a la propiedad”, “incendio intencional” y “asociación para delinquir” durante las manifestaciones que sacudieron Venezuela en 2014.

En la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), las mujeres sostuvieron un encuentro con Ruiz Massieu y “expresaron su preocupación por el clima de división y enfrentamiento que se acentúa día con día en su país”, según un comunicado de la Cancillería.

De acuerdo con la institución, la canciller “reiteró la preocupación de México por el difícil entorno económico por el que atraviesa el país y por las constantes diferencias entre la nueva Asamblea Nacional venezolana y el gobierno del presidente Nicolás Maduro, quien apenas hace unos días instó a la ciudadanía venezolana a desconocer la legitimidad de la Asamblea Nacional”.

A raíz de las elecciones del pasado 6 de diciembre, los partidos de oposición a Maduro reunidos en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) consiguieron 56.2% de los votos, con lo que ocuparon 112 de los 167 asientos legislativos. Con ello alcanzaron la mayoría por primera vez en 16 años de gobierno chavista.

Al salir de la sede de la SRE, las mujeres se trasladaron a las oficinas del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI, ubicadas en la avenida Insurgentes, donde se reunieron con Manlio Fabio Beltrones y Carolina Monroy del Mazo, presidente y secretaria general del partido, respectivamente. El primero planteó su “deseo” de que “el diálogo plural lleve a Venezuela a la conciliación”.

Posteriormente, Tintori platicó con Agustín Basave, quien le expresó su “solidaridad” y “la convocó a seguir por los cauces legales el proceso de Leopoldo López, en el que se privilegie y se salvaguarden los derechos humanos”.

Al terminar la tarde, las mujeres se encontraron con Ricardo Anaya, cuyo partido reiteró su llamado a liberar el líder venezolano.