Casona en Chihuahua 216 de la colonia Roma que fue propiedad del socio del Manuel Bartlett Álvarez. EL UNIVERSAL
Según una investigación del periodista y colaborador de El Universal Carlos Loret de Mola, la propiedad perteneció hasta este año a la empresa Top Real Company, cuyo socio mayoritario es de José de Jesús Hernández Torres, colaborador de Bartlett Díaz desde hace más de 49 años

CDMX.- La casona ubicada en Chihuahua 216, en la colonia Roma de la Ciudad de México, que fue utilizada por el presidente Andrés Manuel López Obrador como casa de campaña en el proceso electoral 2018 y luego como casa de transición del gobierno electo, fue rentada primero y comprada después por Morena a uno de los hombres más cercanos a Manuel Bartlett Díaz y socio de su hijo León Manuel Bartlett Álvarez.

Según una investigación del periodista y colaborador de El Universal Carlos Loret de Mola,  la propiedad perteneció hasta este año  a la empresa Top Real Company, cuyo socio mayoritario, con 60% de las acciones, es José de Jesús Hernández Torres, colaborador cercano de Bartlett Díaz desde hace más de 49 años.

Además, Hernández Torres es socio de Bartlett Álvarez, hijo del director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y con quien fundó en Cancún la empresa hotelera Xibalba Resort, de acuerdo con documentos del Registro Público de Comercio de la Secretaría de Economía (SE) fechados el 12 de enero de 2010.

Así, en el periodo de transición —julio a diciembre de 2018—,  esta casa sirvió de sede para que López Obrador realizara sus actividades, entre ellas recibir a enviados de otras naciones,  como el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo; la exsecretaria de Seguridad Nacional de ese país, Kirstjen Nielsen; el asesor de la Casa Blanca, Jared Kushner, y el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.

En septiembre de 2017, detalla la investigación de Loret, a punto de iniciar las campañas presidenciales, Morena empezó a rentar la casa de Chihuahua 216 a la empresa Top Real Estate Company, según los informes de gastos entregados por el partido  a la Comisión de Fiscalización del INE, por 130 mil pesos mensuales más IVA y para un periodo de 16 meses.

DEPÓSITO DE 452 MIL

Para el arrendamiento, hubo un depósito de 452 mil 400 pesos, según el contrato, facturas y transferencias bancarias obtenidas por una solicitud de transparencia.  El trato se renovó en 2019 y la renta aumentó a 138 mil pesos mensuales más IVA.

Cuando el Presidente  movió sus oficinas a Palacio Nacional, la casona fue el centro de operaciones de Morena.

VALOR SIMBÓLICO

La entonces dirigente nacional, Yeidckol Polevnsky, la ocupaba como oficina y después anunció que para no seguir pagando renta buscarían comprar la propiedad porque tenía un valor simbólico, ya que “eran las oficinas de López Obrador”.

El   13 de enero de 2020, el Registro Público de la Propiedad emitió un primer aviso preventivo de compraventa por parte de Morena, lo que significa que  acordaron la compra de la casa.

 Dos meses después, Polevnsky afirmó que Morena estaba en proceso de escrituración de la casona para convertirla en una galería que conmemorara a la Cuarta Transformación.

De acuerdo con el reportaje, en el que colaboró la periodista Arelí Quintero, desde hace casi medio siglo Hernández Torres ha ocupado cargos cercanos a Bartlett Díaz, tanto en el gobierno federal como en Puebla y en el Poder Legislativo, particularmente en el Senado.

EL COLABORADOR

En 1971, Bartlett fue director General de gobierno en la Secretaría de Gobernación (Segob) y Hernández Torres,  su asesor.

En 1981, Bartlett fue secretario general del PRI y Hernández Torres fungió como primer asesor y después coordinador de Comunicación Social de la campaña presidencial. 

Asimismo, de 1982 a 1988,  Bartlett fue secretario de Gobernación y Hernández Torres quedó al frente de la Dirección General de Radio, Televisión y Cinematografía.

Al final de ese sexenio, Bartlett perdió la candidatura presidencial del PRI ante Carlos Salinas de Gortari y fue designado secretario de Educación Pública (SEP) en esa administración.

Hernández Torres fue el oficial mayor de esa dependencia. En 1992, Bartlett fue candidato del PRI al gobierno de Puebla y Hernández Torres lo acompañó como el encargado de imagen y difusión de la campaña.

“Cuando Bartlett ganó la gubernatura, le encomendó un proyecto clave, política y económicamente hablando: Hernández Torres fue director del multimillonario desarrollo Angelópolis, un exclusivo distrito financiero, comercial y residencial creado cuando Bartlett era gobernador y que sus opositores denunciaron que se convirtió en su caja chica.