Indigna boda en San Pedro Garza García por brote de COVID-19
Al evento asistieron más de 200 invitados y no se respetaron las medidas de seguridad, según los videos en redes sociales

La celebración de una boda durante plena cuarentena por coronavirus (COVID-19), en el municipio de San Pedro Garza García, Nuevo León, terminó en un brote del virus que alertó e indignó a las autoridades locales.

Los medios locales dieron a conocer que una celebración matrimonial realizada de manera casi clandestina el pasado 20 de junio, terminó en una serie de contagios por coronavirus luego que se realizara una fiesta en la que no se tomaron las medidas básicas de sanidad y distanciamiento social.

De acuerdo con periodicos locales, la ceremonia religiosa ocurrió en la Parroquia de Nuestra Señora Reina de los Ángeles, en el Carrizalejo, San Pedro Garza García, lugar en el que los asistentes sí guardaron la Sana Distancia, sin embargo no fue el mismo caso en la fiesta llevada a cabo en la zona residencial de Santa Bárbara que represento un foco de contagio donde al menos 200 personas se contagiaron.

La celebración fue documentada en video y estos mismos fueron compartidos en las redes sociales, que trascendió la realización de la fiesta en la que se puede observar a los invitados convivir sin  tomar las mínimas medidas de prevención.

 

En los videos compartidos en Twitter se puede observar a la mayoría de los asistentes convivir sin cubrebocas mientras bailan, comen y beben a muy cercana distancia el uno del otro.

 

Autoridades se indignan

A pocos días después de que se diera a conocer el caso, el alcalde de San Pedro Garza García, Miguel Treviño de Hoyos, criticó el evento y tachó de egoísta la determinación de los novios de realizar su enlace matrimonial en plena pandemia de COVID-19.


Asimismo los consideró además irresponsables por sabotear el trabajo que tanto el municipio como los ciudadanos han realizado a lo largo de tres meses para contener los contagios por COVID-19 en el estado.

“Son actos de irresponsabilidad, por lo tanto son actos de falta de solidaridad frente a nuestra población más vulnerable: los adultos mayores. Son actos de falta de solidaridad con las personas que están trabajando en la linea de batalla: enfermeros, policías, chóferes quienes distribuyen alimentos y también falta de solidaridad de aquellos que sobreviven de su trabajo”, publicó Treviño de Hoyos en su cuenta de Twitter el pasado 23 de junio.