Percance. El auto quedó destrozado y los daños al inmueble son de consideración. JETZA MUZQUIZ
El papá del herido quedó detenido y ahora no sólo deberá pagar por todos los daños, pues al llegar su esposa le gritó que apuraría la separación

En completo estado de ebriedad, un hombre provocó un accidente que no sólo lo llevó a lesionar a su hijo menor de edad, sino que causó destrozos en la fachada de un negocio y su esposa, enojada por lo ocurrido, le pidió el divorcio.

Alrededor de las 23:45 horas del domingo, el ebrio –de quien no se proporcionaron sus generales– circulaba por el bulevar Otilio González a bordo de un vehículo Mustang, cuando en el cruce con la calle 19 de Lomas de Zapalinamé, sobrevino el percance.

El responsable iba a exceso de velocidad, pues minutos antes había ido a recoger a su hijo para llevarlo a casa, yendo a las prisas por la hora que era, lo que lo llevó a chocar por alcance con una Volkswagen Golf que se frenaba para pasar por un bordo.

Luego del golpe, el Mustang salió descontrolado y se estrelló contra las escaleras del restaurant-bar Las Isabeles, destrozando parte de la estructura, para salir rebotado hasta el carril derecho en sentido de poniente a oriente.

LLEGA LA ATENCIÓN

Paramédicos de la Cruz Roja tuvieron que valorar al menor, que iba sentado en el asiento del copiloto, y esperaron por varios minutos a que llegara algún familiar, pues necesitaba ser trasladado a un hospital, pero no podía viajar solo.

El papá del herido quedó detenido y ahora no sólo deberá pagar por todos los daños, pues al llegar su esposa le gritó que apuraría la separación, pues estaba harta de los problemas de bebida del hombre.