Foto: Tomada de Internet
El órgano regulador considera que el proceso tiene pocas probabilidades de afectar la competencia económica y libre concurrencia

La Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) autorizó por unanimidad este miércoles la fusión entre The Walt Disney Company y 21st Century Fox.

De acuerdo con el órgano regulador, el proceso tiene pocas probabilidades de afectar la competencia económica y libre concurrencia, según indica en un comunicado.

Las firmas dieron a conocer a mediados de 2018 la adquisición por parte de Disney del 100 por ciento del capital social de Fox; esto incluye los estudios de cine y televisión, sus canales de de entretenimiento por cable y deportivos regionales, además de los negocios internacionales de televisión.

En el comunicado, la Cofece apuntó que, con la cesión por parte de Disney de su participación en Walt Disney Studios Sony Pictures Releasing de México (WDSSPR) en favor de Sony Pictures se eliminaría cualquier posible riesgo a la competencia que la transacción pudiera implicar en el mercado de distribución de películas.

El lunes, el órgano regulador señaló que no había afectaciones en materia de competencia por la fusión. “Los comisionados determinaron que, por lo que hace a los mercados que les correspondía analizar (películas, DVDs y mercadeo) no encontraron motivos de preocupación sobre los posibles daños a la competencia derivados de esta fusión, por lo que habrían dado ya su visto bueno”, indicó la Cofece.

En el comunicado lanzado este miércoles, la Cofece señaló que para tomar esta determinación analizó el impacto que la fusión tendría en los mercados de distribución de películas en salas de cine, las licencias de contenidos audiovisuales en formatos físicos y digitales para adquisición o descarga.

Así como las licencias de música en formatos digitales y físicos y por medios no digitales, entretenimiento en vivo y licenciamientos de derecho de propiedad intelectual para libros y revistas, productos de consumo y para el desarrollo de medios interactivos y videojuegos.

"La operación, específicamente en los mercados que la Cofece analizó, tendría pocas probabilidades de afectar el proceso de competencia económica y libre concurrencia. En este sentido, por unanimidad de votos, se autorizó que las empresas lleven a cabo la fusión exclusivamente para los mercados que aquí se señalan", indica el documento.

Cabe destacar que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) aún tiene que decidir sobre la operación.

Diputados piden a IFT evitar concentración

Al respecto, la Cámara de Diputados exhortó al Pleno del IFT a evitar una concentración en el mercado de producción y distribución de contenidos audiovisuales frente a la aprobación de la fusión de 21st Century Fox y The Walt Disney.

“La Cámara exhorta al Pleno del IFT a evitar, en el marco de sus competencias y de acuerdo a la legislación aplicable, evitar una concentración en el mercado de producción y distribución de contenidos audiovisuales en detrimento de consumidores y competidores”, expuso en sesión ordinaria la diputada Sara Rocha Medina.

Rocha Medina también exhortó al comisionado presidente del instituto, Gabriel Contreras Saldívar, así como a la titular de la Cofece, Alejandra Palacios, a acudir a una reunión de trabajo para informar sobre el estado del proceso de autorización de la fusión Disney–Fox.

Al término de su intervención, la legisladora invitó al Pleno del IFT a actuar con respecto al marco jurídico vigente “a fin de garantizar el derecho a las Tecnologías de Información y Comunicación, así como a servicios de telecomunicaciones y radiodifusión”.

CDMX.- La compra de Fox por parte de Disney comenzó con una disputa en la que también estuvo involucrada la empresa de telecomunicaciones Comcast.

Tras una intensa batalla, Disney y Fox anunciaron el 14 de diciembre de 2017 un acuerdo de compra por 71 mil 300 millones de dólares, que superó los 65 mil millones de dólares que ofrecía Comcast.

Casi un año después, en octubre de 2018, Fox acordó vender su 38% de participación en Sky a Comcast por aproximadamente 15.1 mil millones de dólares, con el objetivo de avanzar en el proceso de fusión.

Después de realizar una serie de movimientos dentro de las empresas, se espera que la adquisición se concrete en el primer semestre de este año. Para consumar la fusión, Disney y Fox requieren la aprobación de las autoridades de cada país en los que operan, entre ellos México.

Avance regional

El 27 de junio de 2018 Disney, Fox y la División Antimonopolio del Departamento de Justicia de Estados Unidos firmaron un decreto de consentimiento para que avanzara la adquisición, siempre y cuando se vendieran los canales deportivos regionales pertenecientes a Fox.

Cinco meses después, la Comisión Europea aprobó la adquisición con la condición de que Disney venda sus “intereses” en algunos canales de televisión de paga en Europa controlados por A+E, incluyendo History, H2, Crime, así como los canales de investigación Blaze y Lifetime.

En su reporte anual de 2018, Disney explicó que A+E cuenta con 50% de la empresa y “planea cumplir mediante la venta de sus intereses en las entidades que operan los canales del Espacio Económico Europeo (EEE), manteniendo su 50% de A+E separada de las entidades A+E que operan los canales del EEE”.

En tanto, en noviembre del año pasado, la Administración del Estado para la Regulación del Mercado de la República Popular China aprobó la adquisición.

Al cierre de 2018, el Consejo Administrativo de Defensa Económica de Brasil informó que le preocupaba la fusión, pues puede dar lugar a un aumento en la concentración del mercado en los canales deportivos de televisión por cable, “con un alto poder de mercado ejercido por Disney”. Advirtió un posible traslado de costos a los consumidores, por lo que la concentración sigue siendo analizada.

El mes pasado, la Superintendencia de Industria y Comercio de Colombia aprobó la fusión al considerar que Disney y Fox no afectan la competencia. Respecto a México, la semana pasada la Comisión Federal de Competencia Económica aprobó la fusión sin condiciones, mientras que se encuentra pendiente la decisión del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).