Foto: Hector García
Al menos 12 calles de la zona Centro de Saltillo se han visto afectadas por el tránsito lento que ha causado esta tradicional fiesta patronal.

Al Santuario de la Virgen de Guadalupe, llegaron los feligreses al ritmo del tambor de los matlachines y los colores de carros alegóricos decorados con flores de papel china.

El mal temporal, no fue un impedimento para que desde temprana hora miles de feligreses se dieron cita a la mega peregrinación en la que todos los años se conmemora la aparición de la virgen de Guadalupe en el cerro del Tepeyac. La escena que fue recreada por un Juan Diego que viajó sobre las plataformas de los carros alegóricos retratando el momento exacto en que su manto se cubre de flores gracias al milagro de la aparición. Juan Diego y la Virgen María fueron objeto de cuentos de danzas que hicieron matlachines invitando así al público a lanzar porras y cánticos.

Más de 7 mil feligreses provenientes de todas las iglesias de la localidad fueron partícipes en la peregrinación organizada por la Asociación Diocesana de Trabajadores Guadalupanos, mismos que se dieron cita para iniciar su participación desde el Colegio la Paz a partir de las 8 de la mañana.

Al evento acudieron más de 50 carros alegóricos, 100 autobuses de pasajeros y 40 grupos diferentes de matlachines, quienes no desistieron a pesar del mal temporal que fue pronosticado para el fin de semana.

 

Foto: Héctor García

Esta festividad se caracteriza por contar con la participación más grande por parte de empresas, instituciones y hasta escuelas. La peregrinación tuvo un recorrido con duración de una hora y veinte minutos, contados en un trayecto de cuatro kilómetros en los que caminan junto a sus familias y compañeros en representación de algunos como General Motors, Pilgrim’s, Hospital del Niño, Cinsa, Chrysler, Aguas de Saltillo, así como las rutas de transporte urbano.

Foto: Héctor García

Al menos 12 calles de la zona Centro de Saltillo se vieron afectadas por el tránsito lento que ha causó la fiesta patronal. Durante seis horas fueron cerradas la arteria Isidro López-Emilio Carranza, a partir de Avenida Universidad y hasta Calzada de los Maestros-Aldama, mientras que las rutas alternas se vieron afectadas desde temprana hora gracias al aglomerado tráfico que detuvo a los automovilistas hasta por 40 minutos, y fue hasta las 3 de la tarde cuando el último carro alegórico llegó a su destino; el Santuario de Guadalupe.