Foto: Luis Salcedo
Hasta ahora no ha existido un pronunciamiento oficial de parte del Gobierno del estado y el Municipio de Saltillo que apoye a este sector

Decenas de comerciantes ambulantes que trabajan con permiso, y algunos sin él, en plazas públicas y afuera de centros educativos protestaron en la Plaza de Armas para solicitar apoyo al gobernador de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme Solís, ante la crisis económica que están viviendo por la contingencia sanitaria en la ciudad.

De acuerdo con el grupo de Comerciantes de la Gran Plaza, afiliados al sindicato de la CROC, las medidas para evitar el contagio de coronavirus, como la suspensión de clases, eventos masivos y evitar salir a la calle, ha impactado de manera importante y negativa en sus actividades.

Y hasta ahora no ha existido un pronunciamiento oficial de parte del Gobierno del estado y el Municipio de Saltillo que apoye a este sector de la población que día con día sale a la vía pública a vender productos y así mantener a sus familias.

Foto: Luis Salcedo

Por ellos los comerciantes solicitaron apoyo al gobernador Miguel Riquelme, pues desde que ya no hay clases y se cancelaron eventos, sus ventas cayeron y ahora no van a poder solventar sus gastos diarios, como renta, alimentación, servicios básicos.

Además de los propietarios afiliados a la CROC, también participaron comerciantes independientes que trabajan en diversos puntos del Centro Histórico y que también informaron que se desplomaron sus ventas a partir de este fin de semana.

Hasta este jueves, el Gobierno de Coahuila anunció apoyos para micro y pequeñas empresas, así como para el sector turístico y restaurantero; sin embargo, el comercio informal, las familias que viven al día, no han tenido un acercamiento de las autoridades.