Archivo
Por primera vez el salario mínimo se nivela a la línea de bienestar individual urbana definida por el Coneval al pasar de 88.36 pesos diarios a 102.68 pesos, un incremento de 16.21%

En el marco de la segunda sesión del Consejo de Representantes, el presidente de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos, (Conasami), Andrés Peñaloza Méndez, informó que se registró un efecto positivo en el alza salarial de diciembre del 2018 y favoreció a la economía.

En la zona fronteriza del norte, donde el salario mínimo se duplicó para situarse en 176.72 pesos, “mejoraron los salarios de los trabajadores, particularmente aquellos que menos ganan con incrementos de entre 8 y 11% beneficiando a alrededor de 640,000 trabajadores”.

En el informe sobre la situación económica, empleo y salarios, de febrero de este año, entregado a los integrantes de la Consejo de Representantes —patrones, trabajadores y gobierno— Peñaloza Méndez detalló que contrario a los pronósticos de las autoridades monetarias, los primeros datos del año muestran signos positivos derivados del incremento de los salarios mínimos en empleo y productividad.

Destacó que por primera vez el salario mínimo se nivela a la línea de bienestar individual urbana definida por el Coneval al pasar de 88.36 pesos diarios a 102.68 pesos, un incremento de 16.21% (constituido por una aportación nominal en pesos, a través del llamado Monto Independiente de Recuperación —MIR— de 9.43 pesos diarios, y añadiendo un ajuste porcentual inflacionario de 5%) con lo cual se benefició a por lo menos 1 millón 694,000 de trabajadores y hasta 4 millones 98,000 asalariados, incluyendo formales e informales.

Lo anterior, estableció el presidente de la Conasami, “es apenas el inicio de un periodo de recuperación gradual y sostenida del poder adquisitivo de los salarios mínimos, cuyo horizonte es alcanzar, al final de la actual administración, el nivel de 1976 o por lo menos el resultante de incrementos anuales de 16% (esto es 319.29 y 205.85 pesos diarios a precios 2018)”.