Foto: Tomada de Internet
Ahora los recordados “Juan del Diablo” y “Mónica” se han reunido y serán recordados por todos sus fans

Eduardo Palomo y Edith González protagonizaron "Corazón Salvaje" en 1993. Durante los siete meses en que se transmitió la telenovela, el alto rating logró que todavía hoy se recuerde a esa pareja de la ficción. Pero la muerte de Edith trajo a la memoria el recuerdo de Palomo, quien murió en 2003 de manera repentina. Tenía sólo 41 años.

La química que logró la intérprete de 54 años en pantalla con el que era su galán en la historia, Eduardo Palomo, cautivó de inmediato al público, que cayó rendido ante la extraordinaria trama de amor que los actores vivieron capítulo a capítulo dentro de la inolvidable ficción de mexicana.

“Antes de entrar a escena todo el tiempo nos besuqueábamos Eduardo y yo, o sea no andábamos, pero era un gozo y un placer besuquearnos, besuqueaba muy rico Eduardo”, llegó a confesar años más tarde Edith a un medio mexicano.

“Eduardo hablaba y se te caía la baba de oírlo hablar, cuando hablaba, cuando él interpretaba a ese Juan del Diablo”, reconocía la también heroína del melodrama Salomé.

El destino, desafortunadamente, quiso que tanto González como Palomo partieran pronto de este mundo.

La reconocida actriz mexicana Edith González murió a los 54 años luego de una dura batalla de casi tres años contra el cáncer de ovarios. El programa Hoy de Televisa confirmó el deceso de la artistas que ganó mucha popularidad con cada uno de los personas que interpretó a lo largo de su carrera y uno de los más icónicos fue el de la telenovela “Corazón Salvaje”.

En los años 90, la artista compartió escenario con Eduardo Palomo y se consagraron como una de las parejas más populares de las telenovelas. Durante los siete meses de emisión del programa, gozó de altos índices de audiencia, por lo que posicionó a esta producción como una de las más exitosas de televisa por esos años.

Palomo estaba en un restaurante de Los Angeles cuando un paro cardíaco lo mató en el acto.  Seguidor de la "cienciología" (una filosofía para algunos, una secta para otros, a la que son adeptos muchas estrellas de Hollywood como Tom Cruise o John Travolta), lo suyo era lo que podría definirse como "una vida sana": nada de drogas, poco de alcohol, cero de carne.

 

Te puede interesar

Surgido, como muchos de sus contemporáneos, del Centro de Capacitación de Televisa, hizo teatro y cine (Rojo amanecer, Crónica de un desayuno, El misterio de Trinidad), además de sus éxitos en TV. Por recordar algunas de sus 19 telenovelas: La pícara soñadora, Morir dos veces, Huracán o Triángulo.

Taurino (del 13 de mayo de 1962) y, como tal, obstinado, el actor se había instalado en Los Angeles en 1992. "Todos los actores mexicanos y latinos que venimos a este país con ganas de triunfar debemos tener una preparación profesional muy sólida y un ego bien pequeño. Sin eso jamás podremos ser reconocidos. Ni ahora ni dentro de un siglo", decía para desesperación de muchos de sus ex colegas que no comulgaban con la "Meca Hollywood". El galán tenía dos hijos: Fiona Alexa de seis años y Luca de cuatro.

Ahora los recordados “Juan del Diablo” y “Mónica” se han reunido y serán recordados por todos sus fans por siempre.

Con información de People y El Clarín