Pandemia. Unos 54 mil contagiados y 775 muertos se registran en EU. AP
El paquete daría pagos directos a la mayoría de los estadounidenses

WASHINGTON, EU.- El gobierno y el Senado de Estados Unidos alcanzaron un acuerdo en las primeras horas de ayer sobre un enorme plan de rescate sin precedente, de dos billones de dólares, que asista a trabajadores, empresas y un sistema de salud rebasado por la creciente pandemia de COVID-19.

Aprobado por el Sanado ayer por la noche, el paquete de rescate sin precedentes daría pagos directos a la mayoría de los estadounidenses, ampliaría las prestaciones por desempleo y habilitaría un programa de 367 mil millones de dólares para que los pequeños negocios sigan pagando los salarios mientras los trabajadores se ven obligados a quedarse en casa.

El paquete, que se necesitaba con urgencia, es el mayor rescate económico de la historia de Estados Unidos y pretende servir de paracaídas durante semanas o meses ante una pandemia que empuja la economía hacia una recesión y podría cobrar un alto precio entre la población.

“Al pueblo estadounidense le decimos: está en camino una ayuda rápida y de gran magnitud”, declaró el líder de los demócratas en el Senado, Chuck Schumer.

La aprobación final queda en manos de la Cámara de Representantes, dominada por los demócratas. La presidenta de la cámara baja, Nancy Pelosi, afirmó en un comunicado que el acuerdo “hace mucho por satisfacer las necesidades del pueblo estadounidense” pero ella no llegó a respaldarlo por completo.

“Los demócratas en la cámara ahora revisarán los detalles y el texto legislativo del acuerdo para decidir los pasos”, añadió Pelosi.

Actualmente, los miembros de la cámara baja están dispersos en todo el país y no queda claro si podrán acudir allí para votar. Los legisladores aspiraban poder aprobar la medida en una votación a voz, sin tener que obligar a los legisladores a regresar a Washington.

Una de las últimas diferencias en resolverse afectaba a los 500 mil millones de dólares en préstamos garantizados y subvencionados a las empresas más grandes, lo que incluía una disputa sobre cuán generoso ser con las aerolíneas. También los hospitales recibirían ayudas significativas.