La UNAM participará en la difusión del conocimiento de la enfermedad, su transmisión e implicaciones

CIUDAD DE MÉXICO.- La infección por coronavirus de Wuhan, China, llamada 2019-nCoV, podría llegar a México en las próximas semanas, advirtieron integrantes de la Comisión para la atención de la emergencia creada por la Universidad nacional Autónoma de México (UNAM).

Señalaron que hasta el momento no existe vacuna para combatir la epidemia, y desarrollar una podría tardar mucho tiempo. Sin embargo, puede enfrentársele con medidas de higiene pública, de contención epidemiológica intensa y con la participación de la sociedad.

La UNAM informó que los expertos universitarios señalaron que la sociedad debe hacerse responsable de sus acciones con relación a la transmisión del virus.

Por eso, es importe seguir las medidas preventivas que se utilizan para enfrentar otras infecciones, como la influenza, es decir, lavado frecuente de manos, estornudar y toser en un pañuelo o en el ángulo del codo y, sobre todo, que la comunidad se involucre para que las medidas surtan efecto.

Samuel Ponce de León Rosales, coordinador del Programa Universitario de Investigación en Salud (PUIS), dijo en conferencia de prensa que enfrentamos tres epidemias: la de coronavirus; la alarma y el miedo, muchas veces injustificados; y los informes y noticias con y sin fundamento. "Es importante que la sociedad se mantenga informada", señaló el especialista.

Apuntó que la UNAM participará en la difusión del conocimiento de la enfermedad, su transmisión e implicaciones y elaborará materiales educativos en diversos niveles.

Además, en colaboración con la Secretaría de Salud, se establecerán acciones preventivas para centros educativos y el resto de la población, y se implementarán proyectos de investigación en diversas áreas, como biomedicina, virología y producción de reactivos de diagnóstico.

La intervención consiste en comunicar la situación general, los riesgos y qué costumbres se deben modificar para limitar los riesgos, es decir, no saludar de mano, con besos y abrazos, dijo.

"Estos comportamientos no ayudan, por el contrario, dificultan el intercambio de información y el bienestar de la gente", subrayó.