Las empresas mexicanas, con base en la experiencia observada en los últimos seis meses, la digitalización de los procesos de pago y la digitalización de los procesos comerciales, se convertirán en un estándar. ESPECIAL
El estudio global de HSBC muestra también que en el largo plazo, los planes de negocios de las empresas ahora requieren un personal más ágil, con el que se pueda acordar un trabajo más flexible

CIUDAD DE MÉXICO.- En México, 8 de cada 10 empresas han cambiado sus modelos de operación derivado de la pandemia de COVID-19, cuyo impacto ha obligado a reforzar las inversiones tecnológicas.

De acuerdo a la encuesta global "Resiliencia Navigator: Hacia una reconstrucción efectiva" realizada por HSBC en mil 604 empresas en 14 países, 100 de ellas ubicadas en México, coincidieron en que descuidaron, antes de la contingencia, planes en materia de tecnología, finanzas y sustentabilidad, con lo que 47% consideró que pudo haber estado más preparado para enfrentarse a los desafíos de los últimos meses provocados por la contingencia global.

"El trabajo remoto expuso debilidades en sus planes de continuidad, por lo que en los últimos seis meses, herramientas como el internet de alta velocidad y de videoconferencia fueron muy utilizadas.

"Incluso, la inversión en tecnología e innovación destaca hoy como prioritaria en los próximos cinco años para los países con un 28% de las respuestas. En México, este porcentaje se eleva incluso a 31%", explica el documento.

En ese sentido, explicó que las empresas mexicanas, con base en la experiencia observada en los últimos seis meses, la digitalización de los procesos de pago y la digitalización de los procesos comerciales, se convertirán en un estándar en los siguientes dos años.

El estudio global de HSBC muestra también que en el largo plazo, los planes de negocios de las empresas ahora requieren un personal más ágil, con el que se pueda acordar un trabajo más flexible, e incluso cambios en las instalaciones de producción y oficina, además de un mayor enfoque en la tecnología y la sustentabilidad.

En ese sentido, más de dos tercios (69%) consideran que la tecnología hará posible que el trabajo flexible sea una práctica estándar. Un tercio (34%) espera reducir sus viajes aéreos.

En tanto, seis de cada 10 piensan que la colaboración virtual se convertirá en una práctica estándar en los próximos dos años; 57% dice que las reuniones virtuales, internas y externas, están aquí para quedarse incluso después de que se cancelen las medidas de confinamiento.