Foto: Especial
Algunos consejos para afrontar situaciones con el viento mientras conducimos nuestra motocicleta

POR MARIO TIXCE PARA MOTORYRACING

Como hemos considerado en anteriores artículos, pasear en moto es una de las experiencias más emocionantes que podemos sentir en nuestra vida. Los paseos en moto generalmente nos aumentan el nivel de la adrenalina; la experiencia es única, y a veces nos lleva hasta los extremos. Sin embargo, no debemos olvidar que estos paseos deben estar acompañados de mucha prudencia, y como conductores debemos demostrar responsabilidad para salvaguardar nuestra integridad física y la de quien nos acompaña. Los buenos conductores de motocicletas saben que, aparte de la emoción, el peligro desde que se inicia el movimiento es latente, por ello como motorizados responsables debemos minimizar al máximo los factores que generan riesgos innecesarios.

Existen muchos consejos que podemos aplicar a la hora de conducir nuestra motocicleta y que contribuyen a mejorar nuestras técnicas de manejo precisamente para evitar cualquier inconveniente en la vía; pero debemos comenzar por pensar qué hacer en determinadas ocasiones, cuando los factores de riesgos no dependen de alguna razón provocada por nosotros mismos. Cuando conducimos cualquier vehículo debemos recordar que a veces ciertas situaciones no son provocadas por nosotros, de hecho, son muchos los buenos conductores que a veces se accidentan por culpa del mal manejo y la imprudencia de otros.

Cuando conducimos nuestra motocicleta nos podemos encontrar con mayores situaciones de riesgo que cuando conducimos nuestro coche, basta con recordar que en la motocicleta vamos sin ningún tipo de protección, sobre dos ruedas, y el clima pudiera jugar tanto a favor como en contra. Pensemos por un momento cómo reaccionaríamos si de pronto vamos conduciendo nuestra moto y comienza a llover muy fuerte; el primer pensamiento será escampar o esperar a que pase la lluvia en algún lugar adecuado para ello pero, ¿qué hay si vamos en carretera y no encontramos donde protegernos de la lluvia? De seguro provocaría un momento angustiante.

Foto: Especial

Mantenga la calma

Es lo primero que se recomienda, mantener la calma a pesar de cualquier circunstancia. Cuando nos desesperamos tendemos a cometer muchos errores y generalmente eso trae como consecuencia accidentes de gravedad que pudieran desencadenar en tragedias. Mantener la calma no es nada sencillo, sobre todo si en momentos apremiantes somos presas del pánico. El miedo nos llevará a terminar muy mal en caso de algún accidente, por ello los especialistas en seguridad recomiendan tener "nervios de acero" porque solo así podremos hallar las soluciones más adecuadas, manteniéndonos a salvo y sin complicaciones.

Una de las situaciones que generalmente nos conseguimos al conducir motocicletas son esas ráfagas de viento repentinas que, si no las sabemos enfrentar, pudieran hacernos perder el control y lanzarnos al suelo. La prevención, el saber cómo desenvolverse será clave a la hora de circular por nuestras calles y avenidas, sobre todo si vamos por vías expresas como las autopistas o carreteras al aire libre. A continuación notaremos algunas opciones a tomar en cuenta a la hora de atravesar estas situaciones repentinas.

Foto: Especial

Disminuya la velocidad

Los expertos en seguridad vial exponen una gran verdad, "a más velocidad, mayor es el riesgo de sufrir accidentes viales". Nuestra velocidad al conducir debe ser prudente, respetando siempre las señalizaciones y los límites de seguridad en nuestras vías, por ello, lo principal es manejar con moderación, sin inventar maniobras o piruetas para tratar de impresionar a los transeúntes. Imagínese encontrar una ráfaga de viento mientras hacemos el famoso "caballito" en la moto, cuáles serían los resultados. Si usted es de las personas que cuando se sube a su moto no para de inventar maniobras peligrosas trate de pensar mejor las cosas. La imprudencia sobre las motocicletas dejan lesiones que pueden ser permanentes e inclusive, acaban con miles de vidas anualmente.

Aumente la presión sobre el manillar

Como segunda opción es recomendable que, al encontrarnos con una ráfaga repentina, aumentemos la presión sobre el manillar de la motocicleta. Es importante adecuar nuestro cuerpo de manera tal que vaya acorde a la aerodinámica de la moto. Reducir la velocidad, sin lanzar frenazos bruscos o repentinos, esto evitará que la moto se nos vaya de lado. Generalmente las ráfagas de viento traen consigo "latigazos de viento" que harán que nuestra moto tienda a desequilibrarse; cuando esto suceda trate de mantenerse sereno, sin perder el control, cabeza fría ante tales circunstancias, verá como ese efecto es temporal, y si circula a baja velocidad lo atravesará sin mayores inconvenientes.

Foto: Especial

Atento a las señales en la carretera

Las señales naturales, por así decirlo, nos hablan mientras conducimos. Seamos observadores, los árboles, letreros o carteles bien nos pudieran indicar si nos encontramos ante una ráfaga de viento; todo dependerá de la fuerza con la que se mueven.

Implementos de la seguridad

Casco, guantes y ropa adecuada evitarán mayores lesiones si nos accidentamos en la vía. Es importante portar un casco adecuado, por lo tanto es altamente recomendable conseguir los modelos llamados integrales, aquellos que nos cubren todo el rostro y protegen nuestros ojos. Las ráfagas de viento traen consigo pequeñas partículas, suciedad y hasta piedras. Use lentes que cubran sus ojos si su casco no es integral, recuerde que la vista es una de las zonas más sensibles de nuestro cuerpo.

En conclusión, adoptando una postura adecuada sobre la moto, conduciendo con prudencia, manteniendo la calma y usando los implementos adecuados para nuestra seguridad tendremos más posibilidades de atravesar con éxito estas situaciones que nos obras repentinas de la naturaleza. Cuidándose usted cuidará, tanto a su compañero, si fuese el caso, como a los mismos transeúntes.

POR MARIO TIXCE PARA MOTORYRACING