Archivo
Entre 2010 y 2016 las exportaciones de EU crecieron 81%, pero la mayor parte de ese aumento se dio entre 2011 y 2013.

CDMX.- México se convirtió en el cliente cautivo de empresas refinadoras de Estados Unidos en los últimos seis años por compra de altos volúmenes de gasolinas.

Según reporte del Departamento de Energía de EU, las necesidades energéticas son una oportunidad de negocio para las petroleras de ese país, pues México les ha pagado 108 mil millones de dólares por la importación de gasolinas entre 2011 y noviembre de 2017. Si se agrega el costo de traer diésel, el monto sube a 145 mil 671 mdd.

El balance del comercio exterior de hidrocarburos al cierre de 2017 señala que tan sólo en de destilados (de donde se obtienen residuos sólidos, aceites y lubricantes, gasóleo y fuel, queroseno, naftas, disolventes, gases y gasolinas), entre 2010 y 2016 las exportaciones de EU crecieron 81%, pero la mayor parte de ese aumento se dio entre 2011 y 2013.

El mayor destino de las exportaciones de destilados estadounidenses en 2016 fue México, promediando 182 mil barriles diarios, seguido de Brasil y Países Bajos.
En exportación total de gasolina, EU pasó de 335 mil barriles diarios en 2010 a 761 mil en 2016.

“El alza en las exportaciones de gasolina se produjo mientras el consumo doméstico también aumentó y México es el principal destino y el volumen del comercio de gasolina es significativo para las refinerías de EU”, agrega. 

Ante ello, el sector de refinación busca afianzar su presencia en el mercado mexicano.

Las ventas a México representaron entre 44% y 53% del total de las exportaciones de gasolina de Estados Unidos en los últimos cinco años. Para el primer semestre de este año, según los especialistas del vecino país, la tendencia no cambió.