Archivo
$13 mil pesos fue lo que los delincuentes gastaron con una tarjeta clonada.

Una ciudadana en Saltillo, quien prefiere reservarse su identidad, denuncia haber sido víctima de clonación de su tarjeta de débito, por lo cual ya interpuso el reporte ante la institución bancaria correspondiente y está a la espera del resultado de las indagatorias con el fin de saber si recuperará el monto que le sustrajeron de forma ilegal de su cuenta.

Esta persona explicó que el pasado domingo por la noche, al revisar su estado de cuenta vía correo electrónico notó un primer mensaje con un cargo a su cuenta, el cual desconoció, por lo que verificó si entre sus pertenencias seguía el plástico y lo encontró entre el resto de sus credenciales.

No obstante, relata que en total fueron 7 movimientos registrados el sábado con un monto a su cargo de poco más de 13 mil pesos realizados en diversos establecimientos, algunos de los cuales no tienen sucursal en Saltillo.

Por lo que de inmediato se comunicó vía telefónica con ejecutivos del banco a fin de conocer con detalle la situación de su cuenta, establecer candados para evitar más desfalcos y saber si hay posibilidad de recuperar su dinero.

Siguiendo el procedimiento que le marcaron en la institución bancaria, esta mujer en primera instancia canceló el anterior plástico y recogió uno nuevo, por lo que ahora promoverá en el mismo banco que se realice una investigación para determinar que efectivamente fueron movimientos ilegales.

“Por teléfono y ya en la sucursal le pregunté a un empleado del banco que si había posibilidades de recuperar el dinero y me dijeron que sí es posible porque esas situaciones son comunes (la clonación de tarjetas), y que como se reportó rápido dijo que no creía que hubiera problema”, comentó esta persona.

Además de esto, los representantes del banco comentaron que en ocasiones, una vez conseguido su objetivo con diversa tecnología, los clonadores dejan transcurrir varios días o incluso semanas para hacer uso de la tarjeta a fin de causar mayores confusiones entre los dueños de las tarjetas.

“Ya con esto no sé qué sea lo más seguro, porque si traes el dinero en efectivo corres riesgo y si haces los pagos con la tarjeta también hay la posibilidad de que hagan mal uso de ella en los negocios o en los cajeros”, comentó esta persona.