Celebrando 55 años de la clásica cinta de Blake Edwards con Audrey Hepburn, echaremos un vistazo a las diferencias entre la novela y la película

“Breakfast at Tiffany’s”, que realmente se traduce como “desayuno en Tiffany’s”, es una obra del periodista y escritor Truman Capote. Ella se cuenta la historia de una joven con un espíritu salvaje llamada Holly Golightly, quien teme a los compromisos, vive una existencia promiscua y libertina en busca de un marido rico que satisfaga sus gustos por los diamantes y la ropa de diseñador.

La película es bastante aproximada al material original, sin embargo, para nada ausente de cambios drásticos:

  • George Peppard interpretó a Paul Varjak, un escritor que mantiene una relación con una mujer casada por interés. En la novela, desconocemos el nombre de este escritor, quien narra la historia en primera persona.
  • El Sr. Yunioshi contantemente se queja de los ruidos que son resultados de las fiestas que organiza Holly en su departamento. En el libro una señora llamada Madame Spanella es quien se queja de la joven. Yunioshi tiene un papel menor dentro de la historia y es un fotógrafo.
  • En la novela existe un cantinero llamado Joe Bell quien hace amistad tanto con Holly, como con el escritor. En la película, su personaje fue eliminado.
  • En la adaptación fílmica, Paul y Holly pasan el tiempo juntos en una biblioteca y en la tienda Tiffany’s. Estas escenas están completamente ausentes en el libro.
  • En una parte de la historia, Holly sale al balcón de su apartamento y canta una canción que dice “No quiero dormir, no quiero morir, yo solo quiero viajar sobre las planicies celestiales”. Este tema fue remplazado por un tema de Henry Mancini: “Moon River”, la cual recibió un Óscar a Mejor Tema Musical.
  • Paul, como se le dice en la película, desarrolla sentimientos por la bella Holly. En la novela no se establece esto. El interés del hombre por ella es completamente de simple fascinación por su espíritu libre.
  • Y el cambio más drástico fue que en la novela Holly decide partir a Brazil con un hombre rico, y muestra su determinación de dejar su vida atrás abandonando a su gato en la calle. Paul suplica a Holly que se quede en Nueva York, pero ella sigue su camino y jamás la vuelve a ver. La película, por su parte, tuvo un final más “hollywoodense”.