Los ejidatarios de Fresnillo son los más afectados, así como los ciudadanos del municipio de Frontera. LIDIET MEXICANO
La problemática fue dada a conocer por el comisariado ejidal de la comunidad, quien interpuso su denuncia directamente con el gerente del SIMAS

Alrededor de cien casas de campo y quintas ubicadas en el ejido Fresnillo en el municipio de Frontera abastecen sus albercas y cisternas con agua de tomas clandestinas, ocasionando un desvío de 200 litros de agua por segundo en la red general del Sistema Intermunicipal de Aguas y Saneamiento.

La problemática fue dada a conocer por el comisariado ejidal de la comunidad, quien interpuso su denuncia directamente con el gerente del SIMAS Eduardo Campos Villarreal.

El funcionario dijo que son más de cien tomas clandestinas que están haciendo uso del agua indebido e ilegal, en estas propiedades se encuentran casas de campo y quintas que son rentadas para festejos durante los fines de semana con el servicio de alberca y chapoteaderos, mismas que son abastecidas con el agua desviada.

Los ejidatarios de Fresnillo son los más afectados, así como los ciudadanos del municipio de Frontera pues son los más inmediatos a recibir el servicio del agua posterior a estas propiedades.

“A los ejidatarios que tienen su derecho no les llega o les llega con poca presión y diferentes horarios, son los principales afectados y los que tienen el derecho” comentó.

Se creó un plan de trabajo y este 25 de agosto se inició con los cortes de agua en todas y cada una de estas tomas ilegales, toda vez que consumen entre 150 y 200 litros de agua de la red general del SIMAS por cada segundo.

Aunado a ello se tienen preparadas multas para los propietarios de estos predios, que oscilan entre 2 a 3 mil pesos.

 “Los están invitando a que se regularicen son poco más de cien cuentas clandestinas. Se podrán proporcionar las imágenes que se tienen con el dron, tienen casas muy bonitas con albercas, nogales, son propiedad de gente fuera de los ejidatarios y no tienen la red y no tienen contrato por lo que se considera son tomas clandestinas”.

Reiteró que como primer golpe de impacto de estas tomas, se tiene a los ejidatarios por que el agua va captándose y no les llega, eso fue el punto de partida, de ahí se viene a la afectación a Frontera donde si hay tomas con contratos y pagos.

Detalló que durante la pandemia el Sistema Intermunicipal de Aguas y Saneamiento ha tenido una disminución en sus ingresos de al menos un 30 por ciento, por consecuencia se tuvo que reducir el presupuesto de inversión y aunado a ello se están haciendo ahorros para reducir gastos en las obras con la ciudadanía. En tanto estas situaciones vienen a afectar aún más a la dependencia que se ve orillada en regularizar a toda costa a los morosos e ilegales.

“Disminuyó un 30 por ciento dejaron de recibirse 5 millones de pesos al mes” dijo el gerente general del SIMAS.